Protesta-donald-Trump-Manhhatan-Raccoon-Knows

NUEVA YORK – Aunque hubo pocos asistentes a la protesta este viernes en Manhattan contra Donald Trump, el mensaje de los manifestantes fue contundente, y logró llamar la atención de medios locales y nacionales que acudieron a la Quinta Avenida, entre las calles 56 y 57, a escuchar a la docena de personas gritaban que “los inmigrantes vienen a trabajar a ganarse la vida”.

Esta es la primera vez que los inmigrantes de la Gran Manzana salen a las calles a protestar por los comentarios despectivos contra los inmigrantes mexicanos que hizo el precandidato presidencial republicano, a quienes catalogó como “violadores” y “narcotraficantes”.

Frente a la Torre Trump, donde están las oficinas principales del magnate inmobiliario, llegaron mexicanos, ecuatorianos, familias, solteros, turistas hispanos que curiosearon y se quedaron. Los agentes de seguridad del edificio miraban de reojo desde las puertas. No hubo presencia policial, pero todo fue muy civilizado.

Arturo Amastal, nativo de Puebla, se indignó por los comentarios irresponsables. “Nos niego que muchos venimos de una manera ilegal, pero cuando tenemos la posibilidad arreglamos y seguimos adelante. Y muchas de las veces podemos llegar más lejos que la gente que es nacida acá”, dijo el comunicador que maneja la emisora por internet La Rumberita.com.

Guadalupe Olivera, cuando vio los comentarios en la televisión, se sorprendió y molestó. “Los mexicanos somos los que hacemos los trabajos difíciles en este país y no vendemos droga. Me alegro que se le han acabado varios negocios y deben castigarlo más”, sostuvo la ama de casa y madre de cuatro; el mayor en la universidad, el segundo cerca de graduarse con ganas de ser chef y el tercero con aspiraciones de ser enfermero.

Michael Guzmán y Guadalupe Olivera participaron en la protesta.

Docenas de turistas se detuvieron a observar a los manifestantes y a escuchar las consignas en español y en inglés. Algunos aplaudían y levantaban sus puños en apoyo.

Antonio Arizaga (57), presidente del Frente Unidos de Inmigrantes Ecuatorianos, dijo que las declaraciones de Trump son racistas y xenofóbicas no sólo con los mexicanos sino contra todos los latinoamericanos. “Incitan al odio racial y coinciden con toda la política antiinmigrante de los grupos de ultraderecha”, argumentó quien ha residido en el país por 22 años.

Brallan Mancía (54) turista colombiano residente de El Paso, Texas, y obrero de construcción, manifestó que los comentarios son inaceptables, ya que este país vive de la gente hispana. “Los emigrantes vienen a trabajar, a ganarse la vida”.

El grupo luego caminó hasta otro edificio de Trump en Central Park West, el Trump International Hotel. 

Líderes hispanos exijen a candidatos

Algunos líderes hispanos están asombrados con la tímida reacción de otros candidatos republicanos ante la cruda generalización que hizo Trump al lanzar su candidatura.

Marco Rubio, el senador de Florida de origen cubano, dijo que “no solo era ofensivos, sino también divisorios”, después de dos semanas de evitar referirse al asunto directamente. Ted Cruz indicó que Trump era “fantástico, audaz y hablaba la verdad”. Jeb Bush, el exgobernador de Florida que habla español y está casado con una mexicana, apenas los calificó como equivocados. “Quizás podamos tener una discusión en un escenario”, dijo Bush mientras hacía campaña en Nevada.

Chris Christie, gobernador de Nueva Jersey, calificó los comentarios de Trump como “totalmente inapropiados”, pero en una entrevista de radio lo describió como “un hombre maravilloso, que siempre ha sido un buen amigo”.

En la reelección de George W. Bush en 2004, consiguió un 40% del voto hispano. En 2012,Mitt Romney apenas consiguió el 27% del voto hispano contra Barack Obama.

Se trató de un momento espinoso para los republicanos, a los que les convendría tener más votos de la creciente población latina.

“Ha llegado el momento para los candidatos de distanciarse de Trump y calificar los comentarios como lo que son: ridículos, sin fundamento e insultantes”, dijo a la agencia AP Alfonso Aguilar, un republicano que lidera la división latina de la organizaciónAmerican Principles Project. “Esto hiere al partido y a sus votantes latinos, es un novel de idiotez que no he visto en mucho tiempo”.

Pero más que un precio político, Trump está pagando un precio comercial después de que Univisión y NBC y Macy’s cortaran los lazos comerciales con el magnate.

FUENTE