image

 

Instagram borró la fotografía del topless de Naomi Campbell que subió ayer a la red social la modelo, demostrando, una vez más, la fobia que tiene la plataforma de imágenes a los pezones. La instantánea estuvo publicada durante 20 horas, según asegura New York Magazine.

La polémica fotografía aún puede verse en Twitter, donde la modelo la publicó. La red social de los 140 caracteres tiene una política de censura mucho más abierta que Instagram y permite desnudos integrales. Incluso hay cuentas dedicadas exclusivamente a este tipo de contenido.

Instagram revisó sus normas a comienzos de este año y dejó claro que no permiten la desnudez: “Publica fotos y vídeos que sean apropiados para todo el mundo”. Entre lo que está prohibido figuran las instantáneas de personas manteniendo relaciones sexuales, genitales, primeros planos de nalgas desnudas o pezones femeninos (pero no masculinos). Y entre lo que está permitido, cicatrices postmastectomía, mujeres dando el pecho a sus bebés y nudismo en pinturas y esculturas.

El topless de Naomi Campbell recibió más de 65.000 me gusta en las horas que estuvo publicada. Otras famosas cuyos pezones también han sido prohibidos son Rihanna, Nuria Roca (por una sombra de su pecho) o Scout Willis (la hija de Demi Moore y Bruce Willis).

#Freethenipple (libera el pezón) es la etiqueta que utilizan los usuarios para indexar sus fotografías de pezones al aire y que tan de moda está entre las modelos, actrices y famosas como Lena Dunham, Liv Taylor, Cara Delevingne o Miley Cyrus, entre otras. También es una reivindicación feminista, que ya tiene hasta su propia película con el mismo nombre, y que consiste en liberarse de la ropa para romper ciertos tabús que, dicen, aún siguen presentes en la sociedad. Un ejemplo es Estados Unidos, donde existe una ley, en al menos 30 Estados, que prohíbe enseñar el pecho en público a las mujeres (nuevamente, no a los hombres) publica El País.

Fuente

image