ISIS-TERRORISTAS-CIA-raccoon-knows

A primera vista, las acciones del autodenominado Estado Islámico parecen mucho más que desconcertantes. Incluso cuando se ve a través de la lógica de una organización terrorista, parece ser autodestructivo.

ISIS ha hecho todo lo posible para burlarse de las potencias mucho mayores, para provocar y presionar a los líderes mundiales a fin de que se ataquen unos a otros. Ellos parecen estar decididos a motivar la furia en los países democráticos y crear un soporte para una gran coalición internacional, avivando la determinación del público para que respalden la acción militar a fin de destruir al grupo terrorista.

Los recientes ataques de ISIS en Francia, el derribo de un avión ruso en Egipto —el cual según Rusia y otros fue una operación de ISIS— y los atentados en Turquía pretenden lograr objetivos a corto, mediano y largo plazo, creando miedo, fortaleciendo su imagen y aumentando el reclutamiento para desencadenar una guerra catastrófica mucho más amplia.

Cualquier persona que creyera que abstenerse de dibujar caricaturas ofensivas proporcionaría protección al parecer está escuchando un mensaje macabro de los mismos terroristas: la única manera de estar a salvo de los extremistas islamistas radicales es destruyéndolos.

¿Acaso eso es lo que ISIS está tratando de decirnos; es eso lo que quiere?

Estrategia de ISIS

El rápido avance de ISIS en el campo de batalla muestra que mientras que el grupo opera en la lógica de la depravación y el asesinato, no carece de un pensamiento estratégico coherente. Entonces, ¿qué debemos hacer en relación a sus operaciones aparentemente contraproducentes fuera del campo de batalla inmediato en Siria e Iraq? La respuesta nos dice mucho acerca de cómo ISIS quiere que el conflicto se desarrolle.

Las múltiples operaciones en París llevadas a cabo la semana pasada no eran operaciones de lobo solitario; estas fueron planificadas en los más altos niveles de ISIS en su “capital” siria de Raqqa, al menos de acuerdo con el gobierno francés.

Eso significa que los ataques constituyen elementos fundamentales de la estrategia de ISIS. Al causar innumerables víctimas en varios lugares —y posible ataque al presidente de Francia— se aseguraron de que Francia incrementara sus ataques en Siria, a pesar de lo que ISIS pudiera afirmar.

En la grabación en la que se atribuyó la responsabilidad por el ataque, ISIS sugirió que una de las razones por las que apuntó a París fue la participación de Francia en la coalición anti-ISIS. Sin embargo, todo sugiere que a ISIS, de hecho, le gustaría que la coalición luchara con más convicción. Solo para asegurarse de encender la furia del hombre a cargo de dirigir la respuesta, insultaron al presidente francés, al decir que en el partido de fútbol que atacaron, donde estaban jugando los equipos “de Alemania y Francia”, estaba “el idiota de Francia, François Hollande”.

Luego estaba el curioso caso del pasaporte sirio encontrado cerca del cuerpo de un atacante suicida. ¿Quién lleva un pasaporte a una operación terrorista? Alguien que quiere ser encontrado.

ISIS eligió París, según esa misiva, porque es “la capital de la prostitución y el vicio”. Pero París también es miembro de la OTAN, cuyos estatutos establecen que todos los miembros actúen juntos para defenderse mutuamente. También es la capital de un país europeo con una gran población musulmana y, al igual que otras naciones europeas, una donde se han producido tensiones entre musulmanes y no musulmanes, así como preocupaciones y controversias sobre cómo responder a la gran ola de refugiados, sobre todo de Siria.

Objetivos de la operación de París

La operación de París tenía múltiples objetivos. El pasaporte era una manera de provocar a Occidente para que se volviera en contra de los refugiados. El ataque buscaba provocar a Francia, a la OTAN y a Europa para que luchen contra ISIS y para que el público se vuelva en contra de la población musulmana y en contra de los refugiados. ISIS quiere una guerra entre el Islam y el resto del mundo, con los musulmanes a su lado, como una manera de crear y ampliar su llamado “califato”.

ISIS quiere que los musulmanes del mundo sientan que están en guerra con el mundo moderno. También quiere detener el flujo de sirios a Occidente, porque es un tanto vergonzoso que los musulmanes huyan de su utópico “Estado Islámico”.

Los ataques también sirven otros objetivos a corto plazo. Hacen que ISIS parezca valiente y eficiente, capaz de llevar a cabo operaciones masivas. Esa es una poderosa herramienta de reclutamiento y consolida su posición como el grupo yihadista líder, superando a su principal rival, al Qaeda.

Pero hay más… ISIS se había burlado de Estados Unidos y Gran Bretaña al decapitar de forma teatral a ciudadanos estadounidenses y británicos frente a la cámara; ahora, se está burlando de otros poderes, aparentemente arriesgando todo lo que ha obtenido, incluyendo el control de grandes franjas de territorio.

Un par de semanas antes de los ataques de París, un avión de pasajeros ruso fue derribado sobre la península del Sinaí de Egipto. El gobierno ruso dice que tiene pruebas contundentes de que ISIS es responsable. Si Rusia tiene razón, ISIS esencialmente ha obligado a Moscú a lanzar represalias violentas.

Rusia ha estado luchando en Siria, pero antes de este ataque había evitado en gran medida atacar posiciones de ISIS. De hecho, esa fue una de las principales críticas que Estados Unidos y sus aliados hicieron contra la decisión del presidente Vladimir Putin de participar en la guerra civil siria. Putin quiere defender al presidente sirio, Bashar al-Assad, pero más del 90% de los ataques aéreos rusos no había apuntado a ISIS, sino a sus rivales.

ISIS debía saber que el derribo de un avión ruso haría que Putin volcara sus armas contra los autores, lo cual es exactamente lo que ha sucedido. Al atacar a Rusia, ISIS está haciendo lo inimaginable, que Putin y Occidente empiecen a trabajar juntos… en contra de ISIS.

‘Arriesgándolo todo’

Del mismo modo, los atentados suicidas de ISIS en Turquía, un miembro de la OTAN, han puesto el presidente Recep Tayip Erdogan en una posición que no quiere, tener que ayudar en la lucha contra ISIS. De hecho, Erdogan ha sido muy reacio a ayudar a combatir a ISIS. En cambio, él ha estado atacando a las fuerzas kurdas, que son los enemigos de ISIS. Al atacar a Turquía, presionan a Erdogan a arremeter contra ellos.

ISIS parece estar arriesgándolo todo, al crear las condiciones para un abrumador ataque internacional, por Estados Unidos, Rusia, Francia, Turquía, y quizás todos los de la OTAN, en contra de su ejército improvisado. Si esto sucede, podría perderlo todo.

¿Por qué arriesgaría este resultado?

La respuesta da una idea del objetivo a largo plazo del grupo. Aunque ISIS, de hecho, está tratando de construir un Estado Islámico y está trabajando para capturar y gobernar un territorio, su visión principal es apocalíptica. Una estrategia que se ve autodestructiva es, de hecho, destructiva, pero tal vez menos desconcertante de lo que parece a primera vista. Como han dicho muchos estudiosos, la visión a largo plazo de ISIS es la de una batalla del final de los días con Occidente… a lo que llama “Roma”. Esa es su misión suicida final, una en la que todo el mundo se vea involucrado en una conflagración del gran final.

Nota del editor: Frida Ghitis es columnista de asuntos mundiales de The Miami Herald y World Politics Review, y es exproductora y corresponsal de CNN. Síguela en @FridaGhitis. Las opiniones expresadas en este comentario son únicamente las del autor.

FUENTE