Jeb Bush-Donald-Trump-Republicanos-Raccoon-Knows

Washington, D.C. – El precandidato presidencial republicano Jeb Bush pensó que a estas alturas ya tendría prácticamente amarrada la nominación de su partido, pero este jueves respondió a otra de las provocaciones diarias de su principal rival, Donald Trump, acusándolo de querer ganar la presidencia “con insultos”.

Cual púgiles en busca del nocaut con el que puedan conseguir la nominación presidencial,Bush y Trump se han embarcado en encontronazos casi a diario, cada uno proyectándose como el más conservador y más cualificado para recuperar la Casa Blanca en 2016.Trump, que desde que anunció su candidatura en junio pasado ha trepado en las encuestas por sus ataques anti-inmigrantes, el miércoles criticó que el exgobernador de Florida hable en español en la contienda, argumentando que debe hablar en inglés en EEUU.

Es el argumento que, por lo demás, siempre han utilizado la mayoría de los líderes conservadores y grupos afines, pese que, si bien el inglés es el idioma dominante, EEUU no tiene un idioma “oficial”.

En defensa del bilingüismo

En declaraciones al programa “Good Morning America” de la cadena televisiva ABC, Bush contestó hoy al nuevo ataque de Trump, haciendo una ardua defensa del bilingüismo y de los inmigrantes.

“Donald Trump está tratando de llegar a la presidencia con el uso de insultos, y no le va a funcionar porque la gente quiere un mensaje alentador, de esperanza”, afirmó Bush, quien domina el español y está casado con una inmigrante mexicana.“La gente viene a este país para perseguir sus sueños. Algunas veces comienzan sin hablar inglés, pero lo aprenden, y contribuyen a la vitalidad de nuestro país”, agregó.Por otra parte, Bush nuevamente cuestionó las credenciales conservadoras de Trump, al afirmar que, en lo que se refiere a política fiscal y regulaciones, éste más bien tiene una postura “liberal”.

“Las posturas que ha expresado sobre los impuestos, el cuidado de salud, son posturas que son más cercanas a las de (la precandidata demócrata), Hillary Clinton”, opinó Bush.

Misión: desbancar a Trump

Rezagado en las encuestas, Bush ha afilado su estrategia electoral, que consiste en presentarse como un probado reformista conservador y destacar sus logros como gobernador de Florida en asuntos como la educación, la creación de empleos, o incluso la respuesta de su gobierno a peligrosos huracanes.

De hecho, el grupo “Right to Rise”, un grupo conservador aliado a su campaña, lanzará a lo largo de este mes una serie de anuncios televisivos en los estados con primarias tempranas para destacar el conservadurismo de Bush y sus logros como gobernador.Consultada por este diario, la campaña de Bush está consciente de los retos por delante pero describen la prolongada contienda como un “maratón” que se realiza un paso a la vez.Por más que lo intenten sus otros rivales republicanos, Trump no sólo no desaparece del mapa electoral sino que sigue trepando en las encuestas, aunque algunos, como el neurocirujano Ben Carson, le pise los talones.

A nivel nacional, Trump lidera en las encuestas republicanas con un 26,5%, seguido por Carson, con 12%; Bush, con un 9,5%; el senador Ted Cruz, con un 7%, y el senador Marco Rubio, con un 6,5% según un promedio realizado por “Real Clear Politics”.Pero, a 14 meses de los comicios, los expertos coinciden en que es prematuro sugerir que Trump se alzará con la  nominación presidencial. Su campaña no ha querido confirmar informes de que éste se comprometerá a no buscar una candidatura independiente si es rechazado por el partido.

FUENTE