Como si crear un malware ya no fuera lo suficientemente malo, un joven estudiante universitario de 20 años no tuvo mejor idea que tratar de hacer algunos dólares con su proyecto.

Un estudiante enfrenta hasta 10 años de prisión por distribución de malware

 

Morgan C. Culbertson, estudiante de la Universidad Carnegie Mellon (una de las más destacas en informática y robótica), decidió que lo mejor que podía hacer con el malware que había creado era venderlo. Culbertson recientemente ha sido declarado culpable en la corte por la venta del malware que había creado, y podría ser condenado a un máximo de 10 años de prisión.

Para ser más específicos, se lo ha declarado culpable de un cargo de “conspiración para dañar computadoras protegidas”. Este joven es uno de los tres responsables de haber creado un malware para Android conocido como Dendroid. Al parecer él y sus compañeros lo distribuyeron por unos $300 dólares a través de Internet.

Para quienes no estén familiarizados, Dendroid es un malware que, básicamente, permite espiar casi todas las actividades que el usuario realiza con su teléfono. Se encarga de espiar mensajes de texto, puede robar archivos y fotos, chequear el historial de navegación e incluso graba las llamadas telefónicas, todo sin el conocimiento del usuario por supuesto. No hace falta decir que se trata de un spyware bastante peligroso.

Culberson pidió disculpas a todas aquellas personas cuya privacidad pudo verse afectada por Dendroid, y además indicó que en el futuro le gustaría usar sus habilidades para proteger a los usuarios, siempre y cuando se le vuelva a permitir estar cerca de una computadora, por supuesto.

Morgan C. Culbertson fue arrestado el pasado mes de julio en una operación llevada a cabo en conjunto por el FBI y algunas agencias internacionales, así que pueden dar por seguro que este joven ha metido la pata hasta el fondo.

FUENTE