image

 

El cantante Julio Iglesias ha decidido que no volverá a actuar en ninguno de los casinos de Donald Trump debido a sus comentarios sobre los inmigrantes mexicanos, que le han convencido de que el empresario estadounidense no es más que un “gilipo**as”.

“He cantado muchas veces en sus casinos, pero no volveré a hacerlo. Me parece un gilipo**as. Cree que puede arreglar el mundo olvidando lo que los inmigrantes han hecho por su país. ¡Es un payaso! Con perdón de los payasos”, aseguró el intérprete durante una entrevista con el periódico La Vanguardia.

Esta es la manera en la que Julio ha intentado devolver a México -al que ya ha dedico su nuevo disco de estudio del mismo nombre- parte de todo lo que le ha dado a lo largo de su carrera.

“Es un país muy importante para mí, en la década de los ochenta y los noventa, cada año pasaba tres meses de gira en México”, añadió.

A sus 72 años, Julio es padre de Miguel Alejandro (18), Rodrigo (16), las gemelas Cristina y Victoria (14) y Guillermo (8) junto a su mujer Miranda y de Julio, Enrique y Chábeli, fruto de su fallido matrimonio con Isabel Preysler. A la hora de educar a los más pequeños, el cantante reconoce ser un padre “controlador”.

“Como padre soy controlador. Afortunadamente, mis hijos tienen una mamá holandesa que los educa con el sí y siempre perdona”, aseguró Julio, que reconoce que no puede pasar tanto tiempo con sus nietos como le gustaría: “Como abuelo soy regular, porque tengo que ocuparme de mis hijos, que por edad podrían ser mis nietos”.

Fuente