image

 

Justin Bieber se volvió a marchar en mitad de una cita con sus fans, esta vez en Noruega.

El cantante se encontraba en Oslo cantando en el escenario del show Senkveld, cuando al terminar la primera canción decidió dar por terminada la función.

Lo que se suponía que iba a ser un miniconcierto de cinco o seis canciones, se acabó cuando Bieber se enfadó con unos fans mientras intentaba secar el suelo del escenario. Sus seguidores grabaron el momento con sus celulares y pronto estaba circulando por las redes.

“Escúchenme, ¿me están escuchando? Estoy tratando de limpiar el suelo, denme un segundo”, dijo el canadiense, y añadió: “Chicos, no se molesten, he terminado. No voy a hacer el show”, y se marchó.

Horas más tarde, Bieber publicó una explicación en Instagram sobre su abandono inesperado.

“Trístemente ha sido una semana muy dura para mí. Días largos sin dormir, al mismo tiempo que tenía que estar “on”, como se dice, para las cámaras, los fans, etc. De ninguna forma quise parecer grosero, pero escogí acabar el show porque la gente de la primera fila no me escuchó”, escribió el intérprete de “What Do You Mean?

“Espero que la gente estienda lo que quiero decir. No siempre manejo las situaciones bien pero soy humano y estoy tratando de ser mejor y responder, en lugar de reaccionar. Desafortunadamente hay personas que han sido afectadas por como soy. Por las personas del fondo, lo siento mucho, y por cualquiera a quien haya podido decepcionar, lo siento”, añadió Justin, quien promete en su escrito que tratará de compensarlo cuando vuelva con su tour.

Tan solo un día antes, el cantante abandonó en vivo una entrevista radiofónica en España.

Fuente