Kanye West-Raccoonknows.jpg

 

En los últimos meses Kanye West se ha marcado como objetivo hablar con la mayor franqueza y normalidad posible, o al menos toda la que le permite su particular manera de expresarse, acerca de sus problemas de salud mental. En la canción ‘Yikes’ de su último disco, por ejemplo, se sincera acerca del trastorno bipolar que le diagnosticaron con 39 años y cómo esa enfermedad puede ser tan maravillosa como terrible debido a sus episodios de euforia y depresión.

Desde su regreso a primera línea de actualidad para promocionar su álbum, la estrella de la música también había confesado que llegó a plantearse quitarse la vida en varias ocasiones y ahora espera utilizar su propia experiencia para ayudar a otras personas que se encuentren en una situación similar a la suya.

Cuando vi el documental de Alexander McQueen me sentí muy identificado con su viaje“, ha explicado en un primer tuit acerca de los paralelismo entre su historia y la del diseñador fallecido en 2010. “Sé lo que se siente al querer recuperar a toda costa el control de tu vida incluso si eso pasa por quitártela. Para dejarlo claro y que esto no se vuelva demasiado raro, yo he tenido ese mismo tipo de pensamientos y voy a contarles lo que he hecho para conservar una actitud positiva”, ha escrito el rapero en su siempre controvertida cuenta de Twitter.

Parece que el objetivo final del marido de Kim Kardashian pasa por crear una especie de decálogo que ir difundiendo a través de sus redes sociales, aunque por el momento solo ha compartido el primer punto de esa lista. “Cómo NO quitarse la vida, parte 1: Evita que haya gente a tu alrededor que desee que lo hagas“, ha recomendado.

Fuente