image

 

La estrella televisiva Khloé Kardashian es la encargada de tomar las decisiones concernientes a la atención médica que recibe su exesposo Lamar Odom, que permanece ingresado en estado crítico en un hospital de Las Vegas tras ser encontrado inconsciente en un prostíbulo de Nevada este martes.

Aunque la hermana pequeña de las Kardashian solicitó el divorcio del exjugador de baloncesto en 2013 entre rumores de que él le había sido infiel y era adicto a las drogas, una serie de retrasos en el proceso legal y los intentos de Khloé por salvar su matrimonio pospusieron la oficialización de su ruptura definitiva un año y medio.

A pesar de que ambos acabaron firmando los documentos para concluir su unión, el retraso en los juzgados implica que el divorcio no será efectivo hasta al menos dentro de dos meses y, por tanto, Khloé -que acudió lo más rápido posible al hospital tras enterarse de la situación de su ex- aún sigue siendo la esposa de Lamar a ojos de la ley, según informa el portal TMZ.

El exdeportista fue hallado en una suite VIP del establecimiento Love Ranch South con un “líquido mucoso saliéndole de la nariz y la boca” tras consumir pastillas de un tipo de viagra natural a base de hierbas. Ahora ha salido a la luz que dichas píldoras -llamadas Reload- son extremadamente peligrosas ya que contienen Sildenafilo, el componente activo de la viagra, aunque no aparezca mencionado entre los ingredientes en el prospecto de la caja, según informa la FDA, la Agencia de Fármacos y Alimentos de Estados Unidos.

El Sildenafilo, que suele venderse únicamente con receta médica, puede provocar “una bajada de tensión peligrosa”. Se cree que Lamar -que consumió supuestamente cocaína y “cualquier otro tipo de droga imaginable” antes de ser encontrado inconsciente- compró las peligrosas pastillas en el prostíbulo, por lo que ahora la policía ha incautado el resto del inventario.

Fuente