image

 

Aunque Khloé rompiera su relación con el exjugador de baloncesto en diciembre de 2013 tras rumores de infidelidad por parte de él y abuso de drogas, decidió parar los trámites de divorcio porque aún tenía esperanzas de reconciliarse con su expareja. Algo sobre lo que cambió de idea posteriormente.

“He decidido finalmente continuar con el divorcio. Hay muchos temas subyacentes aparte de que nos queramos, eso nunca lo he puesto en duda. Pero está la vida real, que a veces se interpone en el amor. Aunque es horrible como suena, es la verdad. Dejé inactivo nuestro proceso de divorcio durante un tiempo tratando de dar a Lamar tiempo para hacer un esfuerzo, pero no puede comprometerse a mejorar nada. Así que ahora tengo que alejarme y hacer lo que es mejor para mí. Puedo quererle aún, pero tengo que quererle y dejarle ir”, comenta en el vídeo adelanto de la próxima entrega de ‘Keeping Up with the Kardashians’, grabada antes de la sobredosis que Lamar sufrió en un burdel de Nevada este octubre.

Khloé -quien había comenzado una relación con James Harden cuando decidió continuar con el proceso de divorcio- aún desea “lo mejor” para Lamar, pero sentía que su relación se había vuelto tóxica.

“No te casas con alguien y después lo eliminas de tu vida tan fácilmente. Me preocupo por Lamar, por lo que quiero lo mejor para él. Solo quiero lo mejor para su bienestar. Pero cuando comenzó a convertirse en algo tóxico en mi vida, ahí es cuando tuve que distanciarme. En cualquier caso, ya está hecho”, cuenta Khloé a su hermana Kim Kardashian en el vídeo.

Después de que Lamar fuera hospitalizado tras ser encontrado inconsciente, Khloé frenó el divorcio del exdeportista para centrarse en su recuperación.

“Paré el divorcio porque no hay prisa. Por razones médicas y muchas otras cosas es más inteligente detenerlo. Pero eso no significa que haya vuelto con Lamar. Ni siquiera pasa por nuestra mente pensar en embarcarnos en una relación”, contaba a la revista People este octubre.

Fuente