Kim Jong-isla de Guam-Raccoonknows.jpg

 

El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un examinó los planes para bombardear con misiles las cercanías de la isla de Guam y ha decidido “observar un poco más” la conducta de Estados Unidos antes de emprender la ofensiva, anque ya tenía previsto algunas fechas para el ataque.

Kim fue informado sobre el plan durante una inspección al grueso de la Fuerza Estratégica del Ejército Popular de Corea del Norte (KPA), realizada el lunes y recogida este martes por la agencia de noticias norcoreana KCNA, en la que acusó a Estados Unidos de estar llevando la situación en la península coreana a un “punto crítico”.

Washington se ha puesto “la soga al cuello” con su política de confrontación hacia Pyongyang, y “para apaciguar las tensiones y evitar el peligroso conflicto militar en la península coreana es necesario que EEUU tome la decisión adecuada y lo demuestra con acciones”, dijo Kim citado por KCNA.

El líder norcoreano acusó a Washington de provocar a Pyongyang al introducir “enormes equipos estratégicos nucleares” en las cercanías de la península” e instó al país norteamericano a detener las provocaciones y sus demandas unilaterales “inmediatamente”.

Durante la revisión, Kim alabó la preparación de las tropas para actuar en algún momento, aunque sus últimas palabras sugieren que el bombardeo sobre Guam no es inminente, ya que dijo que quiere “observar un poco más la conducta tonta y estúpida” de Washington.

Sin embargo tiene fechas estimadas para los posibles ataques con cuatro misiles.

El régimen norcoreano tenía previsto lanzar este 15 de agosto su primer ataque a la isla de Guam, pero Kim Jong-un decidió aplazarlo hasta ver cuál es la próxima acción de Washington. La fecha coincide con las celebraciones del Día de la Liberación Nacional.

Otra de las fechas tentativas para el ataque a Guam es entre el 21 al 31 de agosto, justo cuando se tienen previsto ejercicios militares entre Corea del Sur y Estados Unidos denominados Ulchi-Freedom Guardian,

Dichas acciones  tensarían más la situación con Pyongyang, ya que en reiteradas ocasiones Corea del Norte ha exigido el cese de estos ejercicios militares, a los que consiera “ensayos invasivos” , para poder entablar un diálogo con EEUU.

A partir del 21  de agosto, se espera que decenas de miles de tropas de ambos países participen de las maniobras durante 10 días. 

El régimen Norcoreano no fija fechas al azar, ya que es común que las haga coincidir con celebraciones importantes para el país o para sus rivales, como ocurrió el pasado 4 de julio, cuando lanzó su primer misil intercontinental, fecha en que Estados Unidos festeja el Día de la Independencia.

La tensión entre Corea del Norte y Estados Unidos se ha agudizado después de que Pyongyang protestara la semana pasada por las últimas sanciones de la ONU que castigan sus lanzamientos de misiles y amenazara con atacar territorio de EEUU, a lo que el presidente estadounidense Donald Trump replicó prometiendo “fuego y furia”.

En un giro inusual, el país asiático dijo entonces que preparaba un plan para bombardear con cuatro misiles las inmediaciones de la isla de Guam, que alberga importantes bases estadounidenses y donde se encuentran desplazados unos 7,000 soldados de aquel país.

Los continuos ensayos de misiles del régimen de Kim Jong-un este año -incluido los test de dos misiles intercontinentales en julio- han incrementado la tensión regional y endurecido la retórica de Washington, donde la Administración Trump ha insinuado la posibilidad de realizar ataques preventivos contra Pyongyang.

Fuente