image

 

La estrella televisiva Kim Kardashian está a punto de recuperar el peso que tenía antes de quedarse embarazada de Saint (4 meses), su segundo hijo con su marido Kanye West. Kim ha compartido una foto a través de Snapchat en la que se puede ver una báscula con su peso actual, 139,6 libras (63 kilos).

“¡Hey chicos! ¡Mi peso preembarazo era 135 libras (61 kilogramos)!”, anunciaba alegremente la estrella de reality.

Para Kim, lo de ganar y perder peso durante y después del embarazo no es nada nuevo, pues también tuvo que ponerse a dieta tras dar a luz a North (2), su primera hija.

En esta ocasión, Kim ha cambiado de régimen y en vez de hacer mucho ejercicio, sigue las recomendaciones del plan Atkins 40 y solo come 1.800 calorías al día, las necesarias para seguir dando el pecho, y se abstiene de beber alcohol.

“Creo que esta vez he perdido peso más rápido porque he aprendido a comer mejor. La última vez, entrené más duro. Esta vez, como diferente”, explicaba Kim a E! News anteriormente.

Fuente