Kim Kardashian-Selfie-Raccoonknows.jpg

 

La fición de Kim Kardashian por los selfies se ha convertido en los últimos tiempos en una de sus principales líneas de negocio, ya que la estrella televisiva se habría embolsado algo más de 700.000 dólares (más de 600.000 euros) por posar junto a varios de los considerados ‘influencers’ -personas que se han erigido en modelos a seguir gracias a las redes sociales- que asistieron a la exclusiva fiesta organizada por la marca Revolve en una mansión de Los Hamptons (Nueva York), según reveló una fuente a Page Six.

Sin embargo, los responsables de la glamurosa fiesta prefieren no concretar la cantidad y se han limitado a informar al diario de que los honorarios de Kim Kardashian se situarían entre 500.000 y un millón de dólares (más de 900 mil euros).

Kim estuvo sacándose selfies con los invitados durante algo más de un ahora en el evento que tuvo lugar el sábado pasado. Y para no descuidar su constante actividad en su cuenta de Instagram, la mediana de las hermanas Kardashian compartió una instantánea en la que aparecía de espaldas sacando a su vez una foto a unos arbustos podados que formaban la palabra “Revolve”, para acompañarla con un breve mensaje: “De vuelta en Los Hamptons con Revolve“.

 

La importancia que tenía esta fiesta para Kim podría haberle llevado a presentarse en el acto protegida por un gran séquito de seguridad armado.

“Llevo una pistola. Está en mi tobillo”, confesaba uno de los guardaespaldas a un miembro del personal, según Page Six.

“Contrató a 25 guardaespaldas para que la protegieran en todo momento. Son policías fueras de servicio. Es como una pequeña patrulla”, revelaba una fuente al citado medio, aunque posteriormente un representante de Kim Kardashian negaba tales informaciones.

“Tenía al mismo personal de seguridad de siempre, nadie más. Cualquier otro guardaespaldas que hubiera por ahí no estaba contratado por ella”.

La celebridad -que estuvo acompañada por su mejor amigo Jonathan Cheban- mantuvo informados a sus seguidores en Snapchat mientras llegaban a la fiesta en jet privado desde Los Ángeles.

Fuente