Kim Kardashian-Robo-Joyas-Seguridad-Raccoonknows.jpg

 

Desde que sufrió un impactante y violento robo en París el año pasado, Kim Kardashian ha elevado los niveles de seguridad que la rodean y vive permanentemente en alerta.

La estrella de Keeping up with the Kardashians, de 36 años, volvió a vivir el lunes un “susto de seguridad” en una presentación de NBC Universal en Nueva York.

Todo sucedió a su paso por la alfombra roja de la presentación de la nueva programación de NBCU en RadioCity Music Hall, donde también estuvieron presentes Jennifer López y Kate del Castillo.

Ahí un sujeto se acercó peligrosamente y sin dar aviso a la esposa de Kanye West para pedirle una foto sin que sus guardaespaldas pudieran hacer algo para impedirlo.

“Él nada más se pasó volando frente al guardaespaldas y se plantó frente a Kim”, dijo una fuente a Pagesix.com. “Kim se quedó anonadada y trató de moverse, pero se quedó varada y vacilante tuvo que acceder a hacerse una foto [con el sujeto]”.

Sobre el desconocido, que al parecer solamente quería un selfie con la estrella de telerrealidad, una fuente cercana dijo que este no era más que “un fan demasiado ansioso”.

“Pero representaba una amenaza de seguridad”, aseguró esa persona.

El incidente coincide con una entrevista que ofreció recientemente Stephanie Sheperd, asistente de Kim Kardashian desde hace 4 años, sobre lo que ha sucedido en su círculo íntimo tras el asalto en la Ciudad Luz.

“Hasta yo me he vuelto más precavida”, dijo la joven originaria de Ohio a Refinery 29. “Tenemos alarmas, planes de seguridad y todo eso. Aún así, cuando estoy en casa a solas, me da un poco de miedo. Así que me conseguí un par de sprays de pimienta“, aseguró.