image

 

A la famosa Kim Kardashian le dieron ganas de pasar por quirófano para retocar sus atributos después de comprobar el buen trabajo que habían hecho los cirujanos con los pechos de Caitlyn Jenner -conocida como Bruce antes de su transición y de su divorcio de la madre de Kim- al verla cambiándose durante su reportaje fotográfico para la revista Vanity Fair.

“Fui al reportaje de Caitlyn. Estaba guapa, muy guapa de verdad. Estaba con ella en el vestidor y tenía que cambiarse y me dijo que podía quedarme. Se quitó la camiseta y sus pechos eran como los de Kourtney la primera vez que se los operó. En serio, hizo que me dieran ganas de operármelas yo también”, asegura Kim en un adelanto del próximo episodio del programa ‘Keeping Up with the Kardashians’.

Su hermana pequeña Khloé, que ha reconocido anteriormente que le cuesta acostumbrarse a utilizar pronombres femeninos para referirse a Caitlyn, no podía dar crédito a la noticia de que su padrastro se había puesto implantes.

“¿Pero se ha puesto implantes de verdad? ¿Grandes?”, se puede oír preguntando a Khloé, a lo que Kim responde: “Unos grandes, sí, como una copa C”.

Por su parte, Caitlyn -que se presentó por primera vez ante el mundo como mujer en la portada de Vanity Fair- ya se ha acostumbrado a sus nuevos pechos, que desde su punto de vista le han ayudado a mejorar como golfista.

“No he notado ninguna gran diferencia en general. Pero (mis pechos) sí que son una ventaja es a la hora de agarrar los palos de golf y de mantener la postura”, explicaba Caitlyn en una entrevista al programa ‘Today Show’.

Fuente