image

 

La estrella de la televisión estadounidense Kim Kardashian asegura haber pasado ocho meses “horribles” de embarazo, pero aun así se siente feliz de poder dar un hermanito a su hija North (2) tras haberlo intentado durante mucho tiempo.

“Simplemente no creo que el embarazo y yo nos llevemos del todo bien. Me resultó muy difícil quedarme en estado por lo que me siento bendecida de estar embarazada y, al final de todo, merece la pena. No me quejo, simplemente soy honesta. Lo odio [el embarazo]. No me voy a sentar aquí y a mentir y a actuar como si fuera la experiencia más bonita. Es horrible”, confesó a E! News.

Recientemente Kim confesaba estar nerviosa ante el parto de su próximo hijo porque el bebé ya pesa 3 kilos.

“Tiene el peso de una piña realmente pesada. Me da ansiedad saber que mi bebé es tan grande y que estoy ganando mucho peso. Mi doctor quiere que lo lleve mejor, pero es muy difícil. He ganado más kilos que en mi primer embarazo. 23 kilos (50.6 libras). Y aún me quedan seis semanas. North pesaba solo 1.8 kilos (3.96 libras), así que esto es nuevo para mí. Este bebé ya tiene 3 kilos (6.6 libras)”, escribía en su web oficial www.kimkardashianwest.com.

Fuente