A sus 38 años Kourtney Kardashian ha encontrado su “segundo aire” y se ve mejor que nunca, incluso si su vestuario la traiciona.

La famosa salió a cenar este domingo con su hermana, la supermodelo Kendall Jenner, a Craig’s en West Hollywood, California.

Lo que se robó la atención fue que el revelador escote de Kourtney cedió y dejó uno de sus senos expuesto a la lente de los paparazzi.

Lo que se robó la atención fue que el revelador escote de Kourtney cedió y dejó uno de sus senos expuesto a la lente de los paparazzi.

a integrante el clan Kardashian no es precisamente tímida, pero estaba preparada por si sucedía un accidente y llevaba puestos unos parches en forma de corazón en el busto que cubrieron su intimidad.

Así que ni Kourtney, ni Kendall se inmutaron ante el bochornoso momento y fueron a pasar la velada con sus amigos.

 

Hay que recordar que luego de separarse de Scott Disick, Kourtney reencontró el amor con el joven Younes Bendjima. Tras un año juntos, se ven muy enamorados y llenos de vitalidad.

Fuente