image

 

Aunque Kourtney Kardashian haya perdonado a Scott Disick en múltiples ocasiones, esta vez parece que ya no hay marcha atrás.

Días después de terminar su relación con el padre de sus tres hijos: Mason, de 5 años, Penelope, de 3, y Reign, de tan sólo 6 meses, Kardashian empacó la ropa de su ex y las mandó a su casa de Beverly Hills, reportó People.

El estilo desenfrenado de Scott, quien fue fotografiado muy cariñoso con otra mujer durante sus vacaciones en Mónaco, llevó a que Kourtney, de 36 años, terminara su relación de 9 años con Disick, de 32.

A pesar de su separación, Kardashian no dejó de celebrar el tercer cumpleaños de su pequeña Penelope en Disneyland junto a su hermana Kim y la pequeña North West.

Fuente