AMANEZA-DE-ISIS-ESTADO-ISLAMICO-EEUU-RACCOON-KNOWS

La fiscal general de Estados Unidos, Loretta Lynch, aseguró que la “amenaza del Estado Islámico (ISIS) es igual de seria, si no más, que Al Qaeda”, al subrayar la “peligrosidad” que supone para la seguridad del país su “diferente modelo” de terrorismo.

“Es una amenaza igual de seria, si no más, que la de Al Qaeda”, indicó Lynch en una entrevista en la cadena ABC, en la que remarcó que se trata de “un modelo diferente del de otro tipo de grupos terroristas”.

“Creo que el hecho de que todavía es nuevo para nosotros y estamos todavía tratando de determinar, realmente, su alcance, lo convierte en un muy, muy peligroso”, dijo Lynch sobre las actividades de ISIS fuera de Oriente Medio.

Para la fiscal general, que tomó posesión de su cargo a comienzos de año, uno de los grandes motivos de preocupación es la habilidad y efectividad de ISIS en las redes sociales.

“Tienen cerca de 20,000 seguidores en inglés en Twitter. ISIS se centra en conseguir que individuos lleven a cabo actos de violencia en su nombre, y luego se apuntan su responsabilidad”, afirmó Lynch.

Por ello, agregó, es “mucho más difícil predecir” sus siguientes pasos.

Las autoridades de seguridad de EEUU están cada vez más preocupados con el “terrorismo doméstico” llevado a cabo por los considerados “lobos solitarios”, individuos en territorio estadounidense que lanzan atentados sin conexión explícita con ISIS pero siguiendo alguno de sus predicamentos.

La reciente matanza de Chattanooga, Tennessee, hace dos semanas, en la que el kuwaití nacionalizado estadounidense Mohammad Youssef Abdulazeez, de 24 años, mató a cinco infantes de marina (marines) ha vuelto a elevar la voz de alarma sobre este tipo de acciones.

El Buró Federal de Investigación (FBI) intenta determinar los motivos que llevaron a Abdulazeez a realizar este tiroteo, que está siendo investigado como “un acto terrorista” hasta que las pruebas no señalen lo contrario.

Los investigadores examinan un viaje de Abdulazeez a Jordania el año pasado, por lasospecha de que pudiera haberse radicalizado o incluso haber recibido órdenes de grupos yihadistas.

El derecho de Turquía

En tanto, la Casa Blanca defendió también este domingo el derecho de Turquía a atacar “objetivos terroristas” después de los bombardeos de los últimos días contra bases kurdas que ponen en peligro el alto el fuego vigente desde 2013.

“Turquía tiene derecho a tomar acciones relacionadas con objetivos terroristas”, dijo el asesor adjunto de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Ben Rhodes, tras los ataques turcos contra bases del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en el norte de Irak.

EEUU colabora, sin embargo, con el gobierno regional kurdo en Irak en su lucha contra el Estado Islámico. “Alentamos a nuestros diferentes socios en esta lucha a trabajar juntos”, djo Rhodes.

Esta brusca escalada de la tensión entre el gobierno islamoconservador turco y los rebeldes kurdos coincide con la decisión de Ankara de atacar a los yihadistas del Estado Islámico, golpeando sus posiciones en territorio sirio.

Dos soldados turcos murieron en la madrugada del sábado en un atentado en el sureste de mayoría kurda de Turquía después de los bombardeos.

Alta tensión

Mientras tanto, la doble ofensiva del Gobierno de Turquía contra la guerrilla kurda y el Estado Islámico disparó el domingo las tensiones en las calles del país al tiempo que la frontera siria se mantiene, de momento, en calma.

La cifra de detenidos en la operación en marcha desde el viernes, dirigida tanto contra las redes yihadistas como contra simpatizantes del PKK y células marxistas, ya alcanza las 851 personas, informó la agencia semipública Anadolu.

Aunque no se sabe aún cuántas de ellas son sospechosas de vínculos con la izquierda o la guerrilla kurda y cuántos serían islamistas radicales, Anadolu aseveró que 50 son extranjeros, 37 detenidos el viernes y 13 el domingo en la provincia de Gaziantep.

Si bien es razonable suponer que la mayoría de ellos buscaban unirse al EI, también hay simpatizantes extranjeros en las filas de las milicias kurdas de Siria -consideradas una extensión del PKK por el Gobierno turco- en incluso en algunas células de izquierda radical, observaron a Efe fuentes del Gobierno.

En una redada contra la sede del sindicato izquierdista Egitim-Sen en Ankara, la Policía arrestó a un médico y a nueve personas de nacionalidad extranjera, tres de ellas heridas en los combates de la ciudad siria de Kobani que recibían tratamiento en la institución, publicó el diario Hürriyet.

A los 40 detenidos en esta redada, se sumaron 46 en una protesta contra esa misma acción policial, informó Anadolu.

FUENTE