killer-monkeys-RACCOON KNOWS

1. El asesinato de Munna Mishra

El pasado 1 de diciembre, el clérigo Munna Mishra se encontraba descansando en su patio cuando una horda de criminales comenzó a lanzarle piedras y otros objetos pesados en la cabeza. Seriamente herido, el hombre intentó refugiarse pero no lo consiguió antes de sufrir varios impactos más. Su familia corrió a ayudarle y lo llevó de inmediato a un hospital, pero era demasiado tarde.

El hombre estaba muerto.

Sus asesinos no enfrentaron la justicia, a pesar de que todos los conocen. Ni siquiera teniendo en consideración el hecho de que han realizado dos asesinatos previamente, los cuales también fueron ignorados por el sistema legal indio. Esto, que bien podría parecer indignante, se debe a que los criminales no son humanos: son un grupo de monos que tienen seriamente preocupadas a las autoridades hindúes.

2. Los macacos

No se conoce con exactitud la procedencia o al menos la especie de los monos asesinos, aunque todo apunta a que se trata de un grupo particularmente agresivo de macacos. Y no es la primera vez que estos animales generan problemas.

Originalmente salvajes, los macacos se acostumbraron rápidamente a la urbanización y aprendieron a sobrevivir en un entorno humano aprovechando los ingentes desperdicios de las personas. Con el tiempo, sin embargo, refinaron sus métodos.

Macaco, otra posible especie culpable, persiguiendo a un niño que sale de su escuela

Es común ver a una persona pagando una “extorsión” en forma de pan o frutas a un grupo de macacos que robaron su maleta, sus bolsas o incluso la ropa recién lavada. Todos saben que, de no pagar, los animales desaparecerán en la selva con los objetos.

También se ha vuelto cada vez más común el ataque a personas vulnerables y en particular a niños de colegio, a quienes los monos hacen todo lo posible por arrebatar la comida que llevan todos los días. Y se sabe que un transeúnte descuidado fácilmente puede perder una bolsa de comida, ya que se especializan en seguir a personas que vienen de comprar víveres y arrebatarles sus objetos en un santiamén.

Los asesinatos, sin embargo, son algo nuevo que solo viene ocurriendo desde hace un par de años. Parece ser que los animales, por alguna razón, aprendieron a causar daño con objetos contundentes… y decidieron que les gustaba.

Al ser especies protegidas, no pueden matarlos, por lo que las autoridades ahora esperan capturarlos y llevarlos a una reserva. Hasta entonces, los pobladores de la región seguirán siendo aterrorizados por la banda de monos asesinos.

FUENTE