hija- Wisin-Victoria Yireh-Muerte-Raccoonknows.jpg

Solo un mes estuvo en este mundo la pequeña  Victoria Yireh, quien falleció este viernes sin haber podido salir del hospital. Pero la niña dejó huella en la vida de sus padres, el cantante Wisin y su esposa Yomaira Ortiz, desde mucho antes de ver la luz.

Ese mismo día el cantante y su esposa pidieron privacidad para enfrentar la dura prueba que les había puesto la vida. “Como ya es de conocimiento público, hace unos días nació nuestra amada Victoria. Fue diagnosticada con trisomía 13 y su estado de salud es estable”, dijo el artista puertirroqueño por medio de un comunicado.

La esposa del cantante puertorriqueño dijo que ambos creían que Dios tenía un propósito para su bebé recién nacida y tanto ellos como sus hijos mayores aceptan a Victoria tal cual es.

El poco común trastorno que padeció la nenita suele causar deformidades y graves problemas de salud a quienes lo sufren.

“Es importante entender que no existe una causa particular que cause este desorden genético. La madre no debe de sentirse culpable. Le podría ocurrir a cualquier pareja,” explicó el Dr. Juan Rivera a People en Español.

Tras su nacimiento, Wisin se tatuó el rostro de un angelito, en tributo a la bebé, mientras la pequeña luchaba por su vida.

En una entrevista en un canal en televisión en Puerto Rico, la mamá de Victoria reveló que ella y su esposo se enteraron del padecimiento de la bebé a su quinto mes de embarazo. A pesar de que los doctores le ofrecieron la opción de abortar, la pareja decidió traer a su tercera hija al mundo siguiendo sus conviciones religiosas.

“Victoria ha cumplido cada uno de sus propósitos desde el momento que supimos lo que ella tenía. Damos gloria a Dios porque decidí tenerla sin importar lo que pasaría, porque sabíamos que Dios sí sabe lo que hace”, apuntó.

En la edición de mayo de People en Español, la ilusionada pareja posó para la portada con sus dos hijos, Yelena y Dylan, para hablar del retoño que venía en camino.
“Lo que le pido a Dios es salud, no si quiero nena o nene, lo que Él diga, pero que me dé la oportunidad de gozar de salud y poder disfrutarlo”, expresó el cantante, quien se ha aferrado a su fe cristiana para superar estos momentos tan difíciles.
En la entrevista, Wisin y su esposa contaron cómo se enteraron de que esperaban un tercer hijo. Según el cantante, fue el 31 de diciembre en su iglesia en Puerto Rico que le susurró a Yomaira una predicción al oído. “Dieron las doce y él me abrazó y me dijo: ‘Este año tenemos un hijo'”, recuerda Ortiz.
Días después se hizo una prueba de embarazo y confirmó que las palabras fueron proféticas. Aunque quiso correr a decírselo a su pareja, él estaba trabajando en Cartagena, Colombia, y no había señal de internet para llamarlo por FaceTime y mostrarle la prueba positiva en video, como quería ella.
“Ya como a la una de la mañana no aguantaba más y me hice una foto y esa fue la que le mandé. Él no tenía Wi-Fi y no le abría la foto. Estaba ya enfogonada, ya no le quería decir nada”, cuenta la puertorriqueña, que al hablar con él esa madrugada le insistió que buscara internet para abrir la imagen que le había mandado a su celular. Al verla, el reggaetonero confirmó su corazonada.
“Me llamó y me dice: ‘¡Yo lo sabía!'”, relató ella. “Soy una persona que siente las cosas”, revela el también puertorriqueño sober su intuición.
En la historia, la pareja contó que Hernández había tenido antojos de “perros calientes y bizcocho”. “[Wisin] Está pendiente de si comí, pero siempre ha sido así”. La familia también relató la manera en que estaba cuidando de sus otros dos hijos, mientras se acercaba el parto.
“Ellos hacen de él lo que quieren. Les hace desayuno. Los baña, los cuida. Es un superpapá”, asegura Ortiz de su esposo (con ella a la izq. y con su hija Yelena a caballo). “Él dice que es nuestro sirviente porque nosotros todos nos sentamos a pedirle. Es bien bueno”.
En la edición, la pareja reveló que si el bebé era niña la llamarían Victoria y que sus hermanitos esperaban ilusionados a su hermanita o hermanito.
“Nosotros somos gente sencilla, de campo. Queremos estar con la gente que nos ama, tampoco un protocolo de glamour. No soy así, prefiero hacer las cosas para disfrutármelas yo”, aclaró el artista. “Soy bien familiar. Ya después de tantos años de carrera he aprendido a darle valor a lo que valor merece”.

Fuente