Casa Blanca-Donald Trump-Raccoonknows.jpg

 

En la Casa Blanca se vive tal ambiente de tensión y desconcierto ante el creciente escándalo de la relación del equipo de campaña del presidente Donald Trump  y el gobierno ruso, que cada vez menos empleados quieren trabajar con el mandatario republicano.

Esto debido a la frustración y el enojo que el presidente está mostrando sobre las acusaciones en su contra que, pensó, serían menores al despedir a James Comey del FBI, pero terminaron por acelerar investigaciones en el Congreso.

Son los empleados de diversos niveles de la Casa Blanca quienes han debido enfrentar el enojo del mandatario, quien grita casi todo el tiempo, según reportes de The Washington Post, The Daily Beast y la revista TIME.

El personal entrevistado ha comenzado a mover sus currículums  y hasta funcionarios de alto nivel han buscado cómo sería su vida profesional al dejar el gobierno federal.

Los funcionarios de la Casa Blanca están preocupados por la noticia de que Comey tomó notas meticulosas sobre las conversaciones que tuvo con Trump, sobre todo aquella sobre el “deseo” del mandatario de que cerrara la investigación contra Michael Flynn.

“Los asistentes se dan cuenta de que la Casa Blanca ha desperdiciado su credibilidad y tendrá dificultades para retroceder ante las últimas acusaciones”, indicó una de las fuentes al The Washington Post.

En tanto, la revista TIME liberó una polémica portada sobre la influencia del Kremlin en la Casa Blanca, que acompaña una crónica de la complicada situación que viven los empleados la intentar implementar un “control de crisis”.

“Es terrible trabajar todos los días durante largas horas en un ambiente hostil que no se puede controlar… Nadie sabe qué sucederá después de que el presidente cambia de opinión en tiempo real. ‘Miramos Twitter’, dice un asistente. ‘Estamos como en la oscuridad’, dice otro”, narra el artículo de la revista.

Otros empleados consultados por The Daily Beast indicaron: “No me pregunten cómo se ve esto, todos sabemos cómo se ve esto”.

Las fuentes confirmaron lo que otros medios han reportado, en el sentido en que el escenario en al Casa Blanca es un caos.

Fuente