Ambos países presentan el mayor número de casos de padres que se llevan a los hijos sin consentimiento del otro

 

México.- Gritos de desesperación se escuchan al interior de un inmueble antes de que Alondra Luna, de 14 años, baje las escaleras forzada por policías que apoyan a la Interpol en un intento por resolver el caso más sonado de los últimos años entre México y Estados Unidos de sustracción de menores; es decir, padres que se llevan a los hijos sin consentimiento del otro, de un lado a otro de la frontera.

Alondra Luna al momento de ser sustraída del juzgado.

El problema es un monstruo. “El mayor número de delitos de este tipo en el mundo ocurre entre ambos países”, afirma Pamela Brown, abogada de Texas Rio Grande Legal Aid, organización sin fines de lucro que representa a personas con pocos recursos.“Y eso que la cifra es modesta”, detalla: “Hay muchos más afectados que reportados”.El Departamento de Estado de EEUU reportó 484 casos en 2013; del total en 326 casos, la madre, el padre o algún familiar se llevaron al niño hacia México y en 158 a la Unión Americana sin común acuerdo.


Así le ocurrió a Alma Camacho, oriunda de la localidad de Jalpan de Serra, en Querétaro, quien divulgó su historia el año pasado con miras a recuperar a su hijo de 10 años que podría estar en Texas, donde vivió antes con su marido.En otra historia difundida a través de la organización Change.org, fue la madre quien se llevó de México a Estados Unidos su hijo. Federico y Maya May se separaron cuando el niño Cassius tenía un año de edad y a los pocos meses la mujer decidió emigrar con todo y el pequeño y sin consentimiento del padre que ahora pelea la custodia.

 

La joven Alondra tuvo mejor suerte porque volvió en días pasados con su familia biológica, donde siempre vivió, luego de que diera la prueba negativa de ADN a la mujer que la reclamaba como su hija en Texas y que evidenció el dolor y la desesperación de los padres cuyos hijos son desaparecidos por el otro.

¿Que hacer en caso de sustracción de un menor?

Desde EEUU

Presentar el caso ante las autoridades (policía local o consulados para asesoría) y esperar un tiempo indefinido hasta que las entidades públicas de ambos países involucrados hagan los trámites para la restitución de menores.Desde MéxicoSi el padre, madre o tutor cuenta con la dirección del lugar donde cree que se puede encontrar el menor en el extranjero, deberá proporcionarla al Ministerio Público de la Federación; en caso de ignorar el paradero, la documentación del menor se remitirá a la Unidad Especializada de Investigación de Tráfico de Menores, Indocumentados y Órganos de la SEIDO— que se apoyará con personal de la Interpol.”

FUENTE