patrullaje
SANTO DOMINGO. El incremento en la cantidad de agentes que patrullan en el Gran Santo Domingo desde el pasado lunes no es percibido por los residentes en esa demarcación.

Personas consultadas por Diario Libre dicen que no observan más policías desplazarse por las calles y avenidas de la provincia ni el Distrito Nacional a pesar de que la policía asegura que pese al poco tiempo de su implementación la medida está rindiendo resultados significativos.

Para Carlos José Castillo, quien se dedica a la venta de prendas de vestir, en el recorrido que hace por varias zonas del Distrito siente invariable el patrullaje policiaco.

Mientras que Taveras, chofer de transporte publico dice sentir el mismo miedo al transitar por las rutas interurbanas que cubre porque sigue sin ver policías vigilando

Policía ofrece resultados
El vocero de la Policía Nacional, Máximo Báez Aybar sostuvo que en la segunda jornada de la implementación de la nueva modalidad de patrullaje, en la que se adicionaron 3,000 miembros a los 4,000 que patrullaban en el Gran Santo Domingo han sido detenidas 280 personas, retenidas 204 motocicletas y 11 armas blancas.

Asaltos no ceden
La ola de asaltos que afecta al país mantiene a la población atemorizada, y frecuentemente causa la muerte de las personas que son víctimas de los mismos.

En las últimas 48 horas, dos ciudadanos han sido ultimados a tiros por presuntos delincuentes al alegadamente resistirse a ser atracados en diferentes puntos del país.

El comerciante José Henríquez Taveras, de 43 años, fue muerto por herida de bala en el tórax, que le propinaron dos hombres que la tarde del martes se presentaron a un almacén de provisiones de su propiedad, ubicado en Quita Sueño, Haina, provincia San Cristóbal , y habrían intentado asaltarlo.

Mientras que en la tarde de ayer, fue ultimado de un disparo en la cabeza Manolo Montana, de 52 años en el elevado de Las Américas, frente a los Tres Ojos, por dos hombres que lo persiguieron desde una sucursal bancaria, y tras herirlo lograron cargar con una suma indeterminada de dinero, propiedad de la víctima.

FUENTE