image

 

Paulina Vega, Miss Universo 2014, se muda a Los Ángeles y abandona el lujoso apartamento que habitaba en Manhattan.

La joven colombiana, tuvo el valor de revelarse a Donald Trump ex propietario de los derechos del concurso de belleza, y quien ofendió a los inmigrantes latinos, llamando a los mexicanos asesinos y violadores.

Ahora, Paulina vive en Los Ángeles, donde está la sede de la compañía WME/IMG, propietaria actualmente de los derechos del certamen de belleza y cuyos perfiles profesionales se centran en el mundo de la moda.

Se espera que al terminar su reinado, Vega se dedique al mundo del modelaje respaldada por esta importante compañía, que representa a Gisele Bündchen y Kate Moss, las dos modelos mejor pagadas del mundo.

Fuente