Junta

SANTO DOMINGO. Cambios significativos para la Junta Central Electoral (JCE) y una designación de las altas cortes basada en la preparación académica y no por vínculos políticos, se imponen a la hora de conformar esos organismos, consideró ayer el director de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO-RD), Iván Ogando Lora.

—Debido a que se debe designar una nueva Junta Central Electoral, ¿cómo usted visualiza el proceso? ¿Podrían quedarse algunos de los actuales miembros?

No necesariamente hay que cambiarlos a todos. Sin embargo, a partir de los cuestionamientos realizados por diferentes sectores políticos a la actual JCE, pienso que debe haber cambios significativos en la conformación de la misma. La nueva JCE que surja debe tener necesariamente una imagen de renovación que tienda a fomentar una mayor confianza en la sociedad. Pienso que en este país hay muchos hombres y mujeres con probada capacidad de gestión y experiencia que podrían garantizar esto.

—¿Cuáles son sus expectativas en torno a la conformación de las Altas Cortes?

Como ciudadano espero que se conformen más con base a criterios que respondan a preparación académica y a trayectoria profesional que a criterios puramente políticos partidistas. Esto es fundamental para garantizar la confianza de la sociedad en la imparcialidad de dichas cortes.

—¿Se podría decir que hay aprestos y voluntad para aprobar la Ley de Partidos Políticos?

La aprobación de la Ley ha estado pendiente por demasiados años y cada cierto tiempo resurge el tema. Ojalá que esta vez realmente se lleve adelante. Sin embargo, no es aprobar cualquier texto como Ley. Debe tener un contenido que realmente esté enfocado en promover una verdadera institucionalización de los Partidos.

—De lograrse un consenso para aprobar una Ley de Partidos y reestructurar las instituciones políticas se podría hablar de que habrá un fortalecimiento de la institucionalidad en el país.

La aprobación de la Ley de Partidos y la reestructuración de las instituciones políticas únicamente garantizarán un fortalecimiento de la institucionalidad del país si realmente son el resultado de un proceso transparente y participativo que contribuya a generar un consenso que represente un equilibrio de los intereses entre los sectores políticos nacionales y la sociedad dominicana en general. Ese es el gran reto que hay por delante. l

FUENTE