Bentz- Conger- Lochte- Jimmy Feigen-Asalto-Rio de janeiro-Raccoonknows.jpg

 

La policía de brasil está convencida de que Ryan Lochte y sus compañeros del equipo de natación estadounidense se inventaron que habían sido asaltado por policías falsos en Río de Janeiro para ocultar una pelea que sostuvieron esa misma noche.

Una fuente policial así lo aseguró este jueves a la agencia Associated Press, mientras que la cadena ABC informó que hay un video de seguridad en el que se ve a los nadadores protagonizando un altercado en una gasolinera después de una larga velada de fiestas para celebrar sus triunfos en los Juegos.

“Lamentablemente, los nadadores contaron una mentira tras otra”, dijo un agente de policía brasileño a The New York Times.

En lo que se ha convertido en el escándalo de estas Olimpiadas, los nadadores Gunnar Bentz y Jack Conger fueron retenidos el miércoles e interrogados por las autoridades, que los hicieron bajar del avión que habían abordado para regresar a Estados Unidos.

Según la versión inicial de los atletas, Bentz, Conger, Lochte y Jimmy Feigen fueron víctimas de un asalto la madrugada del domingo en las calles de Río cuando viajaban a bordo de un taxi para volver a la villa olímpica de una fiesta. Aseguraron que un auto detuvo a su vehículo y que asaltantes que se hicieron pasar por agentes de policía los encañonaron para robarles.

La situación se enredó cuando las pequisas de las autoridades brasileñas aparentemente encontraron inconsistencias en el testimonio de los cuatro nadadores y pocas pruebas de que el asalto hubiera tenido lugar.

Pese a ello, Lochte reiteró el miércoles por la noche su relato de los hechos a NBC, incluido que los asaltantes los encañonaron.

Sin embargo, han surgido videos que muestran a los atletas volviendo a la Villa Olímpica sin rastros visibles de trauma o estrés, e incluso aparecen bromeando entre ellos. Otra causa de sospecha es que los supuestos asaltantes tampoco les quitaron objetos de gran valor, como relojes.

Lochte, que al contrario que sus compañeros ya está de regreso en Estados Unidos, confirmó en su charla con NBC que habían parado en la gasolinera esa noche porque habían usado los baños del local y que a la vuelta de usar los servicios los asaltaron.

Mientras se resuleve el caso Conger, Bentz y Feigen, cuyo paradero no está del todo cierto, tendrán que permanecer en suelo brasileño.

“Los tres nadadores estadounidenses están cooperando con las autoridades en el proceso de programar un lugar y un tiempo hoy para proporcionar declaraciones adicionales a las autoridades brasileñas”, explicó este jueves en una comunicado el Comité Olímpico de Estados Unidos (USOC). “Todos están siendo representados por abogados y respaldador por el USOC y el consulado de Estados Unidos en Río”.

Fuente