Aarón Hernández-Raccoonknows.jpg

 

La tristeza, confusión e incertidumbre se han dejado venir con todo su peso sobre Shannaya Jenkins-Hernández, quien a sus 26 años tiene que sobrellevar el suicidio de su prometido, Aarón Hernández, y vivir con las dudas de lo que orilló al exjugador de la NFL a quitarse la vida en abril pasado.

La joven, que recientemente concedió una entrevista exclusiva al programa de Dr. Phil, confesó que puso en tela de juicio el suicidio del jugador, quien fue encontrado sin vida y con una sábana al cuello, la madrugada del 19 de abril en su celda del penal Souza-Baranowski, en el poblado de Shirley, en Massachussetts.

“No creo que haya sido suicidio”, dijo entre lágrimas la muchacha durante la conmovedora entrevista que se transmitió en dos partes. “Ya no sé ni en qué creer”.

En la frente llevaba escritos versos de la biblia y había dejado 3 notas de suicidio a su familia, entre ellas una a su hijita de 4 años, Janelle Avielle Hernández.

“Primero pensé que era una broma. Pensé que era una persona cruel…que me quería jugar una mala broma”, dijo Jenkins a Dr. Phil sobre el momento en que se enteró de la muerte del jugador de 27 años.

Shayanna Jenkins-Hernández asegura que no sospechaba que su prometido se quería suicidar.

La joven asegura que su prometido —con quien vivía en una mansión en Massachussetts antes de ser confinado a una prisión bajo cargos de asesinar al novio de la hermana de Shayanna estaba definitivamente “sensible” a últimas fechas, pero que ella no tenía “ni idea” de que pensaba suicidarse.

Por el contrario, asegura ella, él usaba palabras de aliento y veía el futuro de manera optimista. “Nos dábamos aliento…[diciendo cosas] como ‘hay que seguir luchando'”, asegura ella. “Pero nunca hubiera sospechado algo como esto”.

Fuente