SISALRIL

SANTO DOMINGO. El superintendente de Salud y Riesgos Laborales(SISALRIL), Pedro Luis Castellanos, valoró los esfuerzos que realizan tanto la Tesorería de la Seguridad Social y el Consejo Nacional de Seguridad Social, para identificar y sancionar a los autores de fraudes que perjudican de manera significativa la estabilidad financiera del Sistema Dominicano de Seguridad Social (SDSS).

También consideró oportuna la iniciativa encaminada por los legisladores ante una situación detectada por la Tesorería de la Seguridad Social, consistente en el registro de nóminas de personas que no pertenecen al Régimen Contributivo reportadas, en gran medida, con ingresos por debajo del salario mínimo cotizable, y la existencia de entidades que fungen como estructuras virtuales y actúan como vendedores de seguros de salud a personas que no son sus trabajadores.

“El mayor daño inmediato impacta al Seguro Familiar de Salud”, afirmó Castellanos, al explicar que el sistema entrega a las Administradoras de Riesgos de Salud el mismo monto mensual en dinero por afiliado, independientemente de cuánto se cotiza.

En ese sentido, dijo que si una persona es afiliada fraudulentamente al Régimen Contributivo con un salario de 500 pesos, estaría cotizando al SFS alrededor de 15 pesos mensuales y quien lo afilió como falso empleador, cotiza 35 pesos; es decir, que en conjunto aportan al seguro de salud unos 50 pesos por mes.

Agregó que mientras eso sucede, el sistema tiene que pagar a la ARS un monto mensual de RD$ 835.89 por cada afiliado. “Por ejemplo, si un afiliado titular incluye a su cónyuge y un hijo como dependientes, se distribuye a la entidad administradora un monto mensual de RD$ 2,507.67 por esa familia, con lo cual el seguro está siendo descapitalizado”, precisó.

“Más aún, estos falsos empleadores buscan personas que tienen necesidades inmediatas de alto costo, con lo cual sobrecargan de gastos al sistema, sin que pueda recuperarse, porque una vez recibido el servicio, salen del sistema hasta que vuelven a necesitar otro servicio”, explicó Castellanos en nota de prensa de enviada a Diario Libre.

Sostuvo que estos falsos empleadores deben ser identificados y deben recibir las sanciones que corresponden, ya que estas prácticas constituyen una estafa a los recursos del Sistema Dominicano de Seguridad Social, particularmente al Seguro Familiar de Salud, a las personas afiliadas, a las ARS y al país.

FUENTE