Todo parece bajo control. Entre las ruinas, una chica posa orgullosa con la bandera mexicana. Ella y el resto del grupo sonríe al tiempo que el comerciante Luis Barajas Fernández sujeta el selfie stick.

De ver la imagen, nadie se hubiese imaginado que Barajas Fernández y otros siete morirían poco después.

Se trata de la última foto que consta en redes de los 14 mexicanos atacados, el domingo, en Egipto, ocho de los que fallecieron.

ultima-foto

(Twitter)

Los turistas, supuestamente, fueron atacados por error por fuerzas de seguridad que temían una intención terrorista, según datos preliminares.

Este martes, la directora de Protección a Mexicanos en el Exterior, Reyna Torres, explicó a medios que en principio solo confirmaron la muerte de dos, de los que lograron identificar “plenamente” sus restos en el hospital al que fueron trasladados en El Cairo.

Agregó que, en el caso de los seis restantes, tuvieron acceso a los cadáveres y que habían sido llevados a otra morgue para la identificación.

Según cita la agencia EFE, “desde el minuto uno” tuvieron la lista de los 14 mexicanos que fueron atacados, pero argumentó que fueron “reservados” porque no podían “dar cuenta de estas (últimas seis) personas” porque no habían “tenido a acceso a ningún medio” que les permitiera “identificarlos”.

Sin embargo, familiares de algunas de las víctimas han ofrecido detalles de sus parientes.

Barajas Fernández era un excatedrático universitario del estado de Tamaulipas (noreste), que viajó junto con su esposa, Carmen Susana Calderón, que resultó herida en el ataque.

Rafael Bejarano Rangel es un músico y chamán; era la segunda vez que viajaba a Egipto. Esta vez lo acompañaba su madre, Marisela Rangel, otra de las heridas.

Queta Rojas, dueña de una agencia de modelos con su mismo nombre, también habría fallecido en el ataque.

El embajador mexicano en Egipto, Jorge Álvarez Fuentes, confirmó a la prensa local que otra de las fallecidas es María de Lourdes Fernández Rubio, egresada como contadora pública por la Universidad Autónoma de Nayarit.

Se cree que la exdiputada María Elena Cruz Muñoz también se encuentra entre los muertos.

Políticos del Partido Acción Nacional (PAN) – al que estaba afiliada – indicaron que Cruz Muñoz era uno de los seis viajeros de los que el gobierno mexicano no ha podido asegurar su condición.

FUENTE