wwwonline-Raccoon Knows

Internautas, hoy, 23 de agosto, celebramos la fantástica tecnología que nos conecta a todos.

En un día como hoy hace 25 años en 1991 el mundo pudo acceder por primera vez la World Wide Web o red informática mundial, que fue diseñada y desplegada por el informático Tim Berners-Lee, de la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN, por sus siglas en inglés) en Suiza.

Esto dio luz al Internet que conocemos y utilizamos hoy.

Cabe aclarar que el Internet y la Web no son la misma cosa y no son intercambiables. La Internet se conectó por primera vez en 1969 y se refiere a la red que transmite información entre los nodos. La Web se refiere al espacio en esta red donde la información, como las páginas Web y los documentos, se almacenan. En otras palabras, la Web es como las neuronas y el Internet es la sinapsis.

En 1980, Berners-Lee había creado una base de datos personal de la gente y los modelos de software de CERN. Es aquí donde empezó a utilizar el hipertexto, en el que cada página se unía a otra página existente. En la próxima década, Berners-Lee siguió desarrollando este modelo y en 1989 propuso la idea de un “sistema universal de información conectada” para ayudar a los físicos a colaborar, combinando así la Internet con el hipertexto.

En 1990, Berners-Lee construyó el HyperText Transfer Protocol (o lo que conocemos como HTTP), el HyperText Markup Language (HTML), Uniform Resource Identifier (URL), el primer navegador y servidor Web y las primeras páginas Web.

La primera página Web, que aún se puede encontrar en su URL original, salió en vivo el 6 de agosto de 1991. En ese momento sólo estaba disponible para los usuarios en CERN y se trataba de una corta página que explicaba lo que era la World Wide Web.
El 23 de agosto de 1991, los nuevos usuarios que no pertenecían a CERN fueron invitados a unirse a la Web, marcando así su nacimiento, conocido como el Día del Internauta. En abril de 1993, CERN anunció su decisión de que el código base de la Web gratis y libre de regalías a perpetuidad.

“Si la tecnología hubiese sido privada, bajo mi total control, no hubiese podido despegar”, dijo Berners-Lee. “La decisión de que la Web fuese un sistema abierto se debió tomar para que fuese universal. No puedes proponer que algo sea un espacio universal y al mismo tiempo mantener total control sobre él”.

A pesar de que Berners-Lee piensa que aún hay mucho espacio para la mejora, no podemos negar que la Web ya ha alcanzado logros espectaculares en sus 25 años. Brindemos por 25 y muchos años más.

FUENTE