Kim Kardashian-Raccoonknows.jpg

 

Este martes se cumplirá un año del impactante asalto a punta de pistola que sufrió Kim Kardashian West en París. Muchas cosas han pasado desde entonces, entre ellas el cambio de vida que experimentó la estrella de telerrealidad y sus espeluznantes recuentos de los hechos.

Aprovechando el aniversario, uno de sus asaltantes le ha enviado una carta pidiendo disculpas.  “Me acerco a ti, como ser humano, para decirte lo mucho que me arrepiento de lo que hice, y lo mucho que me conmovió verte llorar”, dijo Aomar Ait Khedache , uno de los 17 implicados en el delito y que fueron arrestados en enero.

“Quiero que sepas que simpatizo con tu dolor, el de tus hijos, tu marido y tus seres cercanos”, prosiguió el supuesto ladrón. “Espero que con esta carta me perdones poco a poco el trauma que te hice pasar por mi acto”.

Al parecer, el sujeto vio a la estrella de Keeping up with the Kardashians (E!) derramando lágrimas en el show mientras relataba la terrible experiencia y explicando que pensó que iban a violarla antes de ser abandonada en su habitación de hotel. Kardashian también ha dicho en un par de ocasiones que debido al robo ha sufrido de “ataques de locura” y “angustia“.

Ait Khedache hizo llegarle la carta a Kardashian por medio de un juez, quien la turnó a sus abogados, según revela el sitio TMZ.com La misiva iba escrita a mano y en francés pero al parecer la respuesta de la estrella de 36 años ha sido bastante fría.

De acuerdo con el diario El País, el sujeto negó repetidamente haber estado involucrado en el asalto e inclusive llegó a jurar que nunca había “escuchado hablar” de la estrella de telerrealidad. Según dicho medio, el hombre solo confesó cuando la policía francesa reveló que habían encontrado sus huellas dactilares en las tiras metálicas que se utilizaron para atar a Kardashian.

La madrugada del 3 de octubre, Kardashian West fue amordazada y encerrada en el baño de su hotel. En el asalto los criminales la despojaron de cerca de $10 millones de joyas, incluyendo un fabuloso anillo de diamantes que su marido acababa de regalarle.

Investigaciones posteriores confirmaron que la mayoría de las valiosas joyas habían sido fundidas para ser comercializadas en el mercado negro.

Fuente