Lamar Odom, la expareja de la socialité Khloé Kardashian, habló sin tapujos sobre su batalla contra la adicción a las drogas en un ensayo en primera persona publicado en The Players Tribune.

La exestrella de Los Angeles Lakers se sinceró sobre los momentos en que tocó fondo y fue llevado al hospital después de ser encontrado casi muerto en un burdel en Nevada.

“Cuando me desperté en la habitación del hospital en Nevada, no pude moverme”, escribió Odom, de 37 años. “No podía hablar. Estaba atrapado dentro de mi propio cuerpo. Me dolía la garganta demasiado. Miré hacia abajo y tenía tubos saliendo de mi boca”.

“Así que entré en pánico”, escribió. “Empecé a intentar sacarlos, pero no pude porque mis manos estaban muy débiles. Las enfermeras entraron corriendo a detenerme. ¿Alguna vez has tenido un sueño realmente malo, en el que estás tratando de huir de un monstruo o algo así, y simplemente no puedes correr? Tus piernas no funcionan como deberían y el monstruo viene justo detrás tuyo, y es como si estuvieras en cámara lenta. Eso es lo que sentí”.

El exatleta recordó cómo Khloé lo dejó todo y corrió a su lado, algo que le sorprendió ya que en esos momentos atravesaba por el peor momento su relación con la hermana menor de las Kardashians.

“Mi exesposa estaba allí en la habitación conmigo”, recordó. “Después de todo lo que había hecho, me sorprendí al verla. Honestamente, ahí es cuando supe que probablemente estaba en muy mal estado”.

La pareja había firmado en julio de 2015 los papeles de divorcio, pero debido a que aún no había sido presentado en la corte en el momento en que Odom fue hospitalizado, técnicamente todavía estaban casados.

Por eso Kardashian suspendió temporalmente el proceso para poder tomar decisiones acerca del tratamiento de Odom.

Fuente