La controversia está servida, ya que las estrellas de la NBA LeBron James y Stephen Curry aseguraron en una conferencia de prensa que de coronarse campeones en la actual temporada, ninguno de los dos aceptaría una invitación del presidente Donald Trump para visitar la Casa Blanca.

Las declaraciones de los jugadores que militan en los equipos que disputan la final de la NBA, James en los Cavaliers y Curry en los Warriors, se dieron luego de que el primer mandatario cancelara la invitación a Washington de los actuales ganadores del Super Bowl, Philadelphia Eagles.

Como es tradición, el gobierno de los Estados Unidos, en cabeza del presidente, cada año extienden una invitación a los equipos campeones de las diferentes ligas deportivas que se disputan en el país.

En esta ocasión, Trump decidió cancelar la invitación de los Eagles, todo debido a su sonado enfrentamiento con los jugadores de la NFL que protestaban pacíficamente durante el himno nacional contra la discriminación racial en el país. El líder de la nación criticó fuertemente en septiembre del 2017 a los jugadores que participaban en la protesta.

Tras el desaire que sufrió el equipo ganador del más reciente Super Bowl, ni LeBron James ni Stephen se quedaron callados y de antemano rechazaron cualquier futura invitación proveniente de la Casa Blanca.

Ya en el 2017, los Golden State Warriors habían protagonizado titulares luego de que rechazarán la invitación del presidente tras consagrarse como campeones de la NBA. El equipo californiano tomó la decisión para apoyar a sus colegas de la NFL luego de que Trump tildara de “hijos de pu..” a los jugadores que hacían parte de la protesta. Tras las fuertes palabras del mandatario, el número de jugadores de la liga de fútbol americano profesional que se unieron a la manifestación de multiplicó.

Fuente