Leonel Fernández propone referendo aprobatorio

SANTO DOMINGO.-El exmandatario y presidente del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Leonel Fernández, planteó anoche que se realice un referendo aprobatorio para que sea el pueblo que diga directamente si quiere o no la reforma a la Constitución, conforme lo establece el artículo 272 de la Constitución y dijo que se sumaría con entusiasmo a esta jornada cívica junto a todo aquel que se sienta identificado con él.

“Comparto esa opinión. El pueblo es el que manda; y si es así, dejemos que sea el pueblo el que se exprese”, expuso Fernández al pronunciar ayer un discurso de 20 paginas por una cadena de medios.

Respondió así a los partidarios de la reelección del presidente Danilo Medina, que para hacer posible la respotulación parten de la premisa “del enorme respaldo que recibe el Presidente de la República, en las distintas encuestas y sobre esa base han levantado la consigna de que “el pueblo es el que manda”

“Ese sería un ejemplo hermosísimo de democracia directa, como nunca antes se ha visto en la historia nacional. De esa manera, nuestro Partido de la Liberación Dominicana estaría a la altura de las grandes expectativas nacionales, se cubriría nuevamente de gloria, y dejaría escrito un nuevo capítulo ejemplarizador en las luchas de nuestro pueblo por la democracia y la libertad”, puntualizó.

Fernández precisó que se sumaría con entusiasmo a esa gran jornada cívica y recorrería el país nuevamente, junto a todo el que se sienta identificado con él en favor de que el pueblo manifieste su voluntad en favor del cambio a la Constitución.

“Nunca temamos al pueblo. Dejemos que el pueblo hable. Así lo manda nuestra Constitución”, sostuvo.

Consideró el proyecto de reforma que se ha depositado en el Senado de la República, no ofrece, por sí solo, suficientes garantías ni seguridad jurídica en el sentido de que la reforma que se quiere hacer en la actualidad, no volverá a repetirse en el futuro.

Propone modificaciones

Fernández propuso que para que no dar lugar a dudas en los años por venir, y que no haya ningún equívoco o falsa interpretación, se contemple modificar el artículo 270 de la Constitución, para que en lo sucesivo, en forma directa señale que la Ley de Convocatoria a la Asamblea Nacional Revisora debe ser aprobada, “ni siquiera como una ley orgánica, sino como una ley especial, con las tres cuartas partes de la matrícula de ambas cámaras”.

También opinó que debería someterse a modificación el artículo 271, para establecer que en lo sucesivo, si la reforma constitucional versa sobre el mandato de elección constitucional del Presidente de la República, “la decisión deberá adoptarse también por la mayoría de las tres cuartas partes de los miembros de la Asamblea Revisora”.

Además, que se someta al Congreso Nacional, para que rija en lo adelante, la ley que dispone la Consulta Popular, para que pueda modificarse la Constitución conforme al artículo 210 de la misma.

“Me inclinaría reverentemente y con humildad ante lo que sería la voluntad del pueblo, expresada en un referendo”, indicó.

Más electores en el referendo

Sobre la celebración del referendo aprobatorio, previsto en el artículo 272, Fernández propuso que el número de electores se eleve del 30 al 60 por ciento de los inscritos en el registro electoral, para de esa manera hacerlo más participativo y democrático. “La idea es, vuelvo a repetirlo, que la Constitución sea rígida. Que no pueda ser cambiada o modificada tan fácilmente. Que no dé lugar a interpretaciones aviesas o acomodaticias. Que la Constitución sea, de manera permanente, el pacto suscrito por los diversos sectores”, dijo.

Reconoce hay desasosiego e intranquilidad en el PLD

Tras proclamar que no persigue cargo o puesto alguno y sólo invoca que se respete la Constitución, reconoció que como consecuencia de las discrepancias que se han suscitado en torno al proyecto de reforma constitucional que procura la reelección presidencial, ha surgido mucha intranquilidad y desasosiego en el pueblo, y mucha mortificación y aflicción en la familia peledeísta. Agregó que a pesar de las diferencias, hace todo el esfuerzo para que el PLD se mantenga fuerte, cohesionado y unido, por lo que incentiva una línea de diálogo permanente para “superar nuestros escollos”.

“En cuanto a mí respecta, sé que desde que culminó mi última gestión de gobierno, en el 2012, he estado en el ojo del huracán de intereses en conflicto y ambiciones desmedidas de poder, que han procurado hacer mi voz irrelevante en el escenario político nacional”, resaltó. Sin embargo, mostró su esperanza de que el PLD “superará este trance; y saldrá más fuerte y vigoroso que antes”.

FUENTE