image

 

Este subproducto de la producción de la cerveza se ha venido usando desde hace mucho tiempo para la alimentación.

Sin embargo también algunas personas lo emplean para la belleza. Sus propiedades son realmente benéficas para la piel. Por esta razón recomendamos utilizar levadura de cerveza para tratar el acné.

¿Qué nos aporta la levadura?

Gracias a su composición química la levadura de cerveza tiene un sinfín de aplicaciones para nuestra salud y estética.

Nos aporta proteínas, aminoácidos esenciales y vitaminas (sobre todo del complejo B). Uno de sus principales activos tiene la capacidad de revitalizar la piel, el cabello y las uñas.

La levadura de cerveza se usa para tratar diferentes problemas dérmicos como, por ejemplo, los eccemas, los forúnculos y el acné. Ayuda a que las células de la piel se reproduzcan y a que los tejidos se regeneren.

Procede de la descomposición del gluten de la cebada que se usa para preparar la bebida. El producto que resulta del proceso de fermentación se procesa y se envasa. Puedes conseguir levadura de cerveza en copos y hasta en pastillas en las tiendas naturistas.

Copos de levadura de cerveza

Los copos se pueden emplear tanto para uso externo o interno, mientras que las pastillas se toman por vía oral, como un complemento natural. Además de mejorar notablemente la piel estarás añadiendo a tu organismo mucha energía y vitalidad.

Básicamente las propiedades de la levadura de cerveza son:

Fortalece las uñas.
Hace crecer el cabello.
Mejora el aspecto de la piel.
Depura las toxinas.
Regula la glucosa en sangre.
Equilibra el tránsito intestinal.
Fortalece el sistema nervioso.
Reduce la anemia.
Controla el peso corporal.

¿Cómo actúa la levadura de cerveza contra el acné?

Dentro de la composición química de la levadura de cerveza hay grandes cantidades de biotina (vitamina B8). Al consumir este producto aumentamos la capacidad del organismo para realizar sus procesos metabólicos y, como consecuencia, eliminar las toxinas acumuladas que pueden estar causando los tan molestos granitos o espinillas.

Podemos optar por dos tratamientos con levadura de cerveza:

En polvo: Se ingieren unos 20 gramos al día (también existen pastillas con la misma dosis).
Con mascarillas: El polvo de levadura se mezcla con otros ingredientes para formar una tratamiento tópico.

La levadura de cerveza sirve para tratar casi todos los tipos de acné (a excepción del iatrogénico, que podría empeorar):

Vulgar
Conglobata
Premenstrual
Queloideo
Rosácea
Quístico

¿Con qué se puede combinar la levadura para hacer mascarillas antiacné?

Vinagre de manzana
Leche
Aceite de germen de trigo
Yogur
Agua

Recetas de mascarillas de levadura de cerveza para quitar el acné

Si optas por el tratamiento externo para decirle adiós a los granitos de tu cara usando levadura de cerveza puedes elegir cualquiera de estas eficaces recetas:

Mascarilla de levadura de cerveza y agua

Es la más simple de todas las técnicas y se usa para los puntos negros y acné en la adolescencia.

Ingredientes

2 cucharadas de levadura en polvo (20 g)
¼ taza de agua (62,5 ml)

Preparación

Calienta el agua sin que llegue a hervir. Mezcla con la levadura para formar una pasta homogénea y algo espesa (si necesitas más agua o más levadura la puedes añadir hasta conseguir la consistencia adecuada).
Deja que se entibie a temperatura soportable y aplica en el rostro o área afectada, que previamente habremos lavado con jabón neutro.
A los 20 minutos retira con agua tibia. Coloca una crema humectante si tienes la piel grasa o mixta. De lo contrario, enjuaga con agua fría para que los poros se cierren.

Mascarilla de levadura de cerveza y leche

Ambos componentes tienen propiedades maravillosas para la piel. La leche se emplea como suavizante y un tónico imperdible usado desde el antiguo Egipto (dicen las teorías que Cleopatra se bañaba con leche de burra para tener el cutis más claro y bello).

Ingredientes

5 cucharadas de levadura (50 g)
4 cucharadas de leche (40 ml)

Preparación

En un cazo calienta la leche hasta que se entibie (que no llegue a entrar en ebullición).
Retira del fuego, vierte la levadura y remueve bien para que te quede una crema homogénea y lo suficientemente espesa como para esparcir por la piel.
Lava la cara o el área con acné con un jabón sin perfume y agua tibia. Unta la mascarilla con movimientos circulares y deja que actúe durante 20 minutos.
Pasado ese tiempo, enjuaga con agua fría y aplica una crema humectante.
Puedes repetir este tratamiento casero hasta 3 veces a la semana

Mascarilla de levadura de cerveza, leche y vinagre

Si aunque tengas piel seca te aparecen granos en la cara, espalda o hombros puedes utilizar esta receta y aprovechar todas las bondades de sus componentes.

Ingredientes
1 cucharada de levadura de cerveza (10 g)
2 yemas de huevo
1 chorrito de vinagre de manzana
1 chorrito de leche
1 cucharada de miel (25 g)

Preparación

Disuelve la levadura con el vinagre. Añade la leche tibia, la miel y las yemas de huevo.
Mezcla todo muy bien para que quede una crema espesa e integrada. Si está muy líquida pon un poco más de levadura. En caso contrario, echa más leche.
Esparce por tu rostro o donde quieras eliminar el acné (previamente lavado) y deja actuar entre 15 y 20 minutos.
Enjuaga con agua tibia para quitar todos los residuos de la mascarilla.
Puedes repetir este procedimiento hasta 3 veces a la semana, siempre por las noches.

Fuente