Liga Árabe-Trump-Jerusalén-Raccoonknows.jpg

La decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel desató una ola de protestas en el mundo árabe y la condena por parte de la mayoría de sus aliados.

El domingo, los ministros de Exteriores de la Liga Árabe afirmaron que esa decisión significa que ya no se puede confiar en Estados Unidos como un intermediario para la paz en Medio Oriente.

La Liga árabe considera que el reconocimiento de EEUU de Jerusalén como la capital israelí amenaza con sumir a Medio Oriente en más “violencia y caos”.

La declaración, firmada por 22 países entre los que que incluyen algunos aliados de Estados Unidos, llega después del tercer día de violencia y protestas en Cisjordania y la Franja de Gaza.

Israel siempre consideró Jerusalén como su capital, mientras que los palestinos quieren que Jerusalén oriental ocupada por Israel desde la guerra de 1967 sea la capital de un futuro Estado palestino.

Para Trump, la decisión da cumplimiento a una promesa de campaña y no es “nada más ni nada menos que el reconocimiento de una realidad”.

Pero el presidente estadounidense se enfrenta a fuertes críticas.

La resolución de la Liga Árabe fue acordada la madrugada de este domingo tras horas de discusiones en El Cairo. Fue apoyada por varios aliados estadounidenses, incluidos los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita y Jordania, que ya habían mostrado su preocupación.

La resolución dice:

  • Estados Unidos se “retiró a sí mismo como patrocinador e intermediario” de cualquier posible proceso de paz israelí-palestino con su decisión.
  • La decisión de Trump “profundiza la tensión, aumenta el enojo y amenaza con sumir a la región en más violencia y caos”.
  • Se pedirá al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas una condena de la decisión.

En una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad el viernes, Estados Unidos quedó aisladocuando los otros 14 miembros condenaron la declaración de Trump.

Fuente