Las nuevas directrices que emitió el gobierno de Donald Trump para acelerar la deportación de miles de indocumentados han vuelvo a encender el debate en la ciudad de Nueva York, sobre cuáles son  los delitos que se deben considerar como causales para que un inmigrante sea deportado.

El Concejo Municipal de la Gran Manzana aprobó en el 2014 las leyes  58 y 59 con el fin de restringir la cooperación entre  las agencias locales de la ley y el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE). En esas legislaciones se estipula que ni el Departamento de Prisiones de la Ciudad (DOC) ni el Departamento de Policía (NYPD) realizarían detenciones de inmigrantes, a menos que  ICE presentara una orden de arresto emitida por un juez federal y el individuo hubiera sido condenado por un crimen violento o grave, que sería causal de deportación.

Y para determinar cuáles serían esos delitos, en las leyes 58 y 59 se incluyó una lista de 170 crímenes considerados “violentos o graves”.

Entre estos delitos se encuentran la agresión de pandilla, agresión a un policía, bombero o miembro del servicio de emergencia, asalto a un juez, amenazas, asalto y agresión a un menor, todos tipificados en el artículo 120 de la Ley Penal.

También se incluyen la estrangulación, el homicidio por negligencia, homicidio vehicular, asesinato, los delitos sexuales como violación, abuso sexual y conducta sexual contra un menor.

Además se incluyen los crímenes de secuestro y coerción estipulados en el artículo 135, así como los de traspaso criminal y hurto (artículo 140).

Otros delitos son: incendio premeditado, robo, obstrucción de la justicia, manipulación de un testigo, intimidación, posesión y venta criminal de una sustancia controlada.

La trata de blancas y el patrocinio de la prostitución, la diseminación de material indecente a menores, reporte falso de un incidente, colocar una bomba falsa en un estadio o en el transporte público, también son consideradas dentro de este listado de las ofensas violentas.

Lo mismo que el acoso a un inquilino de renta regulada, el incesto, poner en peligro el bienestar de una persona con discapacidad, promover la pornografía infantil, la posesión y venta criminal de un arma y el uso de fuegos artificiales en lugares prohibidos.

Por último, los crímenes de odio, el lavado de dinero para apoyar el terrorismo, solicitar o dar a poyo para un acto de terrorismo, hacer amenazas terroristas y el uso de armas químicas o biológicas tipificados en los artículos 485 y 490.

En un aparte, se especifican también las infracciones relacionadas a las leyes de vehículos y tráfico como abandonar la escena de un crimen y causar lesiones a una persona.

FUENTE