Policía que habló español con “El Chapo” es ascendida-Raccoon Knows

 

Los abogados de Joaquín el Chapo Guzmán han solicitado en una carta enviada al juez federal de Nueva York Brian M. Cogan que se modifiquen las condiciones del confinamiento de su cliente porque su actual aislamiento afecta su salud física y mental, hasta el punto de sufrir alucinaciones.

El capo en custodia de las autoridades judiciales estadounidenses desde el 19 de enero, permanece aislado en una celda del Metropolitan Correctional Complex de Manhattan desde su extradición desde México, a la espera de que se le celebre juicio en el tribunal federal de Brooklyn.

Según los abogados defensores Michelle Gelernt, Michael K. Schneider y Edward Zas, la situación de aislamiento vulnera varios de los derechos del reo, que no tiene acceso a luz solar, llamadas telefónicas, contacto con otros seres humanos o la televisión, siempre encerrado en una diminuta celda sin ventana.

 “Desde su llegada a este distrito, el Sr. Guzmán no ha tenido contacto con su esposa, familia o equipo legal mexicano”, se queja la misiva enviada el lunes, en la que se denuncia que fuera de sus abogados solo ha recibido la visita de dos sacerdotes. “Desde su llegada a Nueva York, al Sr. Guzmán no se le ha permitido hacer ni una sola llamada telefónica, ni siquiera a sus abogados”.

Además, “está confinado en una celda pequeña y sin ventana. Permanece en su celda, solo, durante 23 horas al día, de lunes a viernes, cuando se le permite una hora de ejercicio a solas en otra celda”.

Los abogados señalan que durante el fin de semana está confinado las 24 horas, sin derecho al ejercicio. “Sus comidas son entregadas a través de un agujero en la puerta; siempre come solo. La luz siempre está encendida. Debido al funcionamiento errático del aire acondicionado, en numerosas ocasiones no ha dispuesto de suficiente ropa para evitar el frío”.

Aseguran que su única oportunidad de ver la luz del día es cuando pasa por una pequeña ventana de camino a reunirse con sus defesnores o a la celda de ejercicios. “El Sr. Guzmán está completamente aislado. Tiene prohibido compartir un telefóno celular o comunicarse con cualquiera de los otros presos”.

En su opinión, las condiciones de vida tras las rejas han empeorado el deterioro físico y síquico que ya arrastraba su cliente de su confinamiento en México, lo que se ha traducido en dolores de cabeza, problemas de respiración e irritación en la garganta, así como “alucinaciones auditivas”.

“Se queja de que escucha música en su celda incluso cuando tiene apagada la radio”, denunciaron los abogados, quienes solicitan que el Chapo sea trasladado al área de la prisión donde se encuentra la población general.

Fuente