image

 

El actor Johnny Depp no está pasando por su mejor momento tanto profesional -su última película, ‘Alicia a través del espejo’, ha cosechado una decepcionante recaudación en taquilla- como personal, desde que hace una semana perdiese a su madre, Betty Sue Palmer, y su exmujer Amber Heard solicitase el divorcio acusándole de agredirle física y emocionalmente.

Una espiral de desdichas que habría llevado al famoso intérprete a recaer en antiguos hábitos como el de acudir a fiestas que se prolongan hasta el amanecer o el de consumir alcohol de forma descontrolada, algo que preocuparía mucho a sus compañeros de la banda ‘Hollywood Vampires’, Alice Cooper y Joe Perry.

“[Johnny] ha recibido amenazas de muerte por las acusaciones de violencia doméstica y [sus amigos] temen que sufra una recaída. Pensar que tiene que enfrentarse a Amber en un juicio y pasar por esa humillación es demasiado para él. Todo el mundo piensa que lo mejor es que esté un mes en rehabilitación, donde pueda aclarar sus pensamientos y tener el apoyo que necesita. El quipo de Johnny está muy preocupado. Ha vuelto a refugiarse en la bebida”, cuenta una fuente al periódico The Sun.

Esta no es la primera vez que el intérprete se vería obligado a buscar ayuda profesional para combatir este problema, ya que el año pasado Johnny habría tenido que someterse a un proceso de recuperación tras abusar del alcohol durante el rodaje de la quinta entrega de ‘Piratas del Caribe’ en Australia. Fue además durante la filmación de esa película cuando el artista sufrió una fractura en su mano que, como ha publicado el diario The Sun, podría haber sido motivada por el puñetazo que habría propinado a un muro mientras mantenía una fuerte discusión con Amber.

Fuente