fujitivos-ny-profugos-carcvel-cuomo-raccoon-knows

David Sweat, uno de los dos presos que se fugó de una cárcel de Nueva York y fue recapturado el domingo, dijo a las autoridades que su plan junto al otro fugitivo, Richard Matt, que fue abatido por la Policía, era escapar a México con la ayuda de la funcionaria Joyce Mitchell, según confirmó el gobernador Andrew Cuomo.

En una serie de entrevistas concedidas este lunes, Cuomo informó que “el plan era dirigirse hacia México” en el auto que les proveería su cómplice, la empleada civil de la prisión, Joyce Mitchell, quien finalmente decidió no encontrarse con ellos tras su escape.

“Cuando Mitchell no se presentó el plan de México fue frustrado y entonces ellos se dirigieron hacia Canadá”, expresó el gobernador, con base en testimonios ofrecidos por Sweat, arrestado este domingo.

En otra entrevista, el mandatario aseguró que el plan era “matar al esposo de Mitchell y luego subirse al auto y manejar a México en la teoría de que Mitchell estaba enamorada de uno o de ambos”.

Sweat, quien ha mantenido conversaciones con las autoridades desde el hospital de Albany, Nueva York, donde se encuentra en condición crítica después de recibir un disparo en el torso, reveló además que se separó hace cinco días de Matt -a quien las autoridades mataron el pasado viernes- porque le estaba atrasando.

Una fuente cercana a la investigación dijo a la cadena que cuando Mitchell se echó para atrás de esos planes, los fugitivos tuvieron que improvisar y permanecieron juntos hasta que Sweat, de 35 años, decidió abandonar a Matt, de 48.

Según informaciones posteriores, Mitchell habría tenido relaciones sexuales de manera regular con ambos prófugos, a los que daba clases de costura y a quienes favoreció, consiguiendo que les trasladaran a celdas contiguas.

David Sweat fue capturado el domingo por la Policía tras más de tres semanas de intensa búsqueda cuando se encontraba a menos de 3 kilómetros de la frontera canadiense, por lo que caminando a un ritmo normal podría haber abandonado Estados Unidos en cuestión de minutos.

Según las autoridades, el policía Jay Cook reconoció a Sweat y le ordenó detenerse, pero este echó a correr y tras perseguirle a pie durante unos metros y, viendo que se acercaba a una zona arbolada, le disparó en dos ocasiones, alcanzándole en el torso, explicó en una conferencia de prensa el jefe de la policía estatal, Joseph D’Amico.

El detenido, que no iba armado, fue ingresado en un hospital local y, más tarde, trasladado a otro centro más avanzado en Albany, la capital del estado.

Sweat fue atrapado a más de 60 kilómetros de la cárcel de Clinton, en Dannemora, de la que escapó junto a Richard Matt en la noche del 5 al 6 de junio, y a unos 25 kilómetros del lugar donde el viernes la policía abatió a su compañero de fuga.

Según la autopsia dada a conocer hoy, Matt, que iba armado con un rifle, recibió tres tiros en la cabeza, disparados por un agente después de que se negara a rendirse.

En el momento de su fuga, Sweat cumplía cadena perpetua por el asesinato en 2002 de un alguacil, mientras que Matt tenía una condena de 25 años por matar y descuartizar a su jefe en 2007.

La captura de Sweat puso fin a tres semanas de búsqueda en los densos bosques del norte de Nueva York.

Palmer aparece ante la Corte

Por su parte, Gene Palmer, un segundo empleado de la cárcel de Nueva York acusado de ayudar en la fuga, apareció este lunes ante la Corte luego de que Sweat declaró que la única cómplice fue Joyce Mitchel.

Palmer es acusado de ser el mensajero Mitchell, utilizado para entregar a los fugitivos carne congelada que en su interior tenían hojas de serruchos. El hombre de 57 años presuntamente también proporcionó otras herramientas para el dúo, a cambio de algunas de las ilustraciones de Matt, de acuerdo con documentos de la corte.

El guardia ha negado cualquier conocimiento previo de la trama de escape que puso a los asesinos convictos en fuga por tres semanas y terminó con la vida Matt.

“Por lo que entiendo en la revisión de los informes de hoy, Sweat dijo a los investigadores que Palmer no tenía participación en la fuga. Eran sólo él, Mitchell y Matt”, dijo el fiscal.

Mientras Mitchell aún tras las rejas, Palmer está libre bajo fianza. Él permaneció en silencio en la corte el lunes, mientras que su abogado renunció a su derecho a una audiencia preliminar en la evidencia en su contra.

FUENTE