Ivanka Trump-Donald Trump-Raccoonknows.jpg

 

Apenas acaban de llegar a Washington e Ivanka Trump y Jared Kushner no tienen nada contentos a sus nuevos vecinos. Los residentes del barrio residencial Kalorama se han quejado de la instalación de varias señales con el mensaje de ‘No aparcar’ que llegan hasta las puertas de sus casas y les impiden poner sus coches.

Parece ser que esos espacios son para los vehículos del servicio secreto que acompaña a la señorita Trump y cía. Así lo reporta el periódico Washington Post, que además recoge las voces de los vecinos del lugar.

“Empecé a gritar”, asegura Rhona Friedman, quien reside al lado de los nuevos inquilinos. “Si se te pasa el momento antes de que esos espacios estén ocupados, estás muerto. Ésta era una comunidad buena, tranquila y nos hemos convertido en un lugar donde la gente toma fotos”.

Las señales no parecen ser el único elemento instalado en las calles, también se pueden observar barricadas de metal donde se reúnen los agentes del Servicio Secreto, en muchas ocasiones, hablando escandalosamente según los vecinos y cambiándose las camisas en público.

“Hay un montón de gente que viene y va. Tienes tres, cuatro o a veces hasta cinco camionetas que son enormes y no son del vecindario”, explica molesto Toby Moffett, quien también vive en la zona”.

Un representante del equipo del Servicio Secreto escribió un email directamente al Post asegurando que la agencia “hace todo el esfuerzo que puede para colaborar con los negocios y los residentes de la zona con el fin de reducir las molestias, a la vez que intentan mantener el mayor nivel de seguridad de las personas a las que están obligados a proteger”.

Y se supone que éste es sólo el principio. ¿En qué acabará el asunto?

Fuente