image

 

La cantante Madonna utilizó supuestamente este miércoles un auto negro de la casa Jaguar con una luz azul y roja instalada en el salpicadero para abandonar a toda prisa el O2 Arena de Londres, donde había actuado esa noche y la anterior, evitando así tener que esperar como el resto de conductores por culpa de los atascos.

“Yo estaba esperando fuera del O2 y todas las calles estaban bloqueadas. Nadie estaba avanzando, pero de repente hubo un gran alboroto y vi luces de sirenas. Luego vi pasar un auto y pensé que serían policías encubiertos. No paraba de tocar el claxon para que los demás vehículos se apartaran. Algunos conductores se enfadaron mucho. Cuando miré al interior del coche vi a Madonna. Estaban sacándola fuera del estadio con una luz puesta en el salpicadero del automóvil”, explicó un testigo presencial al periódico The Sun.

La policía ya ha confirmado que el vehículo que utilizó la reina del pop no pertenece a las fuerzas del orden, porque los suyos tienen las luces instaladas en el capó. Instalar estas luces en un vehículo es un delito automovilístico, y quien lo haga puede enfrentarse a una condena de hasta seis meses de cárcel por suplantar a un oficial de policía.

“Hay que apuntar sin embargo que, si de verdad se cometió un delito, el responsable sería el conductor, no el pasajero”, afirmó al mismo medio un portavoz de Scotland Yard, la Policía Metropolitana de Londres.

Fuente