image

 

Larry Hernández sigue su viaje terrestre hacia Newberry, Carolina del Sur para enfrentar cargos de secuestro y agresión física, con agravantes.Su travesía por carretera lo llevó a Reno, Nevada, donde fue fichado por oficiales del alguacil del condado de Washoe.

Larry se aprecia envejecido, demacrado, con el cabello largo y la barba creciéndole en la ficha que le hicieron en Reno.

Se desconoce con exactitud cuánto tiempo pasó en esa prisión de Nevada pero está confirmado que hoy ya no sigue ahí, y quizás ahora esté en Colorado, más cercano a su destino.

Fuente