image

 

Todos fuimos testigos del embarazo de Alejandra Espinoza. No había día que no publicara imágenes de su panza o mostrara alguna de las sesiones fotográficas que se tomó mientras esperaba a Matteo.
El problema es que sus fans esperaban conocer al hijo de Espinoza y Anibal Marrero a través de las redes sociales. Pasaban los días y solo veían manos, pies o la pequeña cabeza del bebé. Pero de su carita, nada. Y no se lo perdonan.

Y a la mexicana le duele tanto que incluso llegó a llorar cuando Lourdes Stephen le preguntó sobre las críticas de sus seguidores por no mostrar a su hijo. “Yo no quería publicar fotos de Matteo hasta que mi familia lo conociera. Quería presentárselo a Dios primero y a la familia de Anibal”, explica Ale.

También entiende la molestia de algunos de sus fanáticos pero insistió en que sus creencias son primero y la de presentárselo a Dios era una de sus prioridades. Sin embargo, muchos comentarios que recibió le dolieron profundamente.

“Me molesta que la gente que me cobra las bendiciones. Porque cuando yo rezo por una persona, lo hago con amor, con cariño sin esperar nada a cambio”, dijo con la voz quebrada. “Me molesta cuando la gente me dice ‘así como Dios te lo dio, Dios te lo puede quitar por malagradecida’ porque te falta humildad”.

Es por esto que Ale Espinoza decidió alejarse un poco de las redes sociales “porque lo leo todo y me duelen los comentarios”. Contó que se han inventado muchas cosas y que eso le duele mucho. “Han inventado que tiene labio leporino, que está enfermo, que tiene algo y que si yo me avergonzaba de él”.
Tan honesta y sencilla como siempre, Ale Espinoza le dio las gracias a todos los seguidores que han rezado por ella y por su hijo y pidió disculpas a los fans que se sintieron ofendidos por no haber conocido a Matteo.

Fuente