Mario Testino-Raccoonknows.jpg

 

Durante décadas ha sido el fotógrafo predilecto de la revista Vogue, por su lente han pasado todos los miembros de las casas reales europeas, en especial la inglesa, y sus fotografías han colgado de las paredes de los museos de arte más prestigiosos del mundo. La carrera estelar de Mario Testino podría haber llegado a su fin tras la publicación en el New York Times de acusaciones de abusos sexuales por parte de más de 13 modelos masculinos y asistentes que han trabajado con él.

Jason Fedele y Ryan Lockte, dos modelos que posaron para él en varias campañas de Gucci en los años 90 aseguran en este reportaje que el fotógrafo peruano tenía mucha fama de “depredador sexual” en el panorama y que otros compañeros les advirtieron. Otros han llegado incluso a declarar que Testino les tocó y se masturbó en su presencia.

“Si querías trabajar con Mario Testino tenías que hacer una sesión de fotos desnudo en su hotel”, relata Fedele.

Lockte va más allá y relata con detalle una experiencia que tuvo en ese mismo hotel después de que pidiera a todo el equipo que les dejaran solos. “Cerró la puerta con llave. Después subió a la cama, se puso encima de mi y dijo “Yo soy la chica, tú eres el chico”. […] Le lancé la toalla, me puse la ropa y salí de ahí”, recuerda.

Varios ayudantes que trabajaron con él en aquella época han declarado que el fotógrafo tenía la costumbre de contratar a modelos masculinos muy jóvenes, heterosexuales y someterles a agresivas insinuaciones de carácter sexual. Uno de ellos, Roman Barrett, incluso asegura que se frotó la pierna contra él y se masturbó.

“El acoso sexual era una realidad constante” dice.

Otro fotógrafo que ha sido acusado en este mismo reportaje del New York Times es Bruce Weber, sin duda uno de los más célebres y exitosos del mundo de la moda que se hizo famoso por fotografiar a las supermodelos de los 90 y las campañas más sexy de firmas como Calvin Klein y Abercrombie & Fitch.

Según ha publicado el diario neoyorquino, tanto Testino como Brewer han asegurado sentirse “consternados y sorprendidos” de las acusaciones y han negado los hechos a través de sus abogados y representantes.

Las primeras reacciones no se han hecho esperar y varias publicaciones, como GQ, Vanity Fair y Vogue han confirmado que no trabajarán con ninguno de los dos. La directora de Vogue y amiga personal de ambos fotógrafos, Anna Wintour, ha publicado un comunicado en el que asegura que ha sido muy duro hacer frente a estas acusaciones.

“Creo firmemente en el arrepentimiento y el perdón, pero también me tomo estas declaraciones muy en serio y en Condé Nast hemos decidido suspender nuestra relación con los dos fotógrafos por el momento”.

Fuente

Loading...