Loading...
Loading...

Si algo lamenta Marjorie de Sousa sobre la situación con Julián Gil, padre de su hijo, es que se viole la intimidad que deberían tener y, por ese motivo, que no hayan podido hablar directamente en lugar de exponer al menor.

La actriz venezolana reiteró que siempre tuvo disposición para procurar el bienestar de Matías, pero Julián es quien opta por no asistir a las reuniones para ver al niño y prefiere hacer espectáculos mediáticos al contar los hechos a su conveniencia, dijo.

“Es triste no tener una conversación directa, siempre llegó una tercera persona a decir. Yo creo que ahorita esto está en manos de la justicia, porque he intentado llegar a esta persona muchas veces y siempre termina ridiculizándome, tratando de hacerme quedar como una loca, como la mala, y que él sea el bueno, el gran padre.

“Su hijo está todos los fines de semana ahí, pero él sigue de viaje por el mundo entero, y se lo aplaudo, qué bueno que le vaya bien, pero también, ¿qué elige hacer si le dicen que tiene unos minutos para ver a su hijo?”, comentó Marjorie ayer, en entrevista.

Ante la revelación de una parte de la conversación que los actores sostuvieron a través de WhatsApp, la rubia lamentó que no puedan tener confianza por el bienestar de su hijo.

Es triste saber que no tienes confidencialidad con una persona con quien deberías tenerla porque al final es el papá de mi hijo. Me sorprendió que no mostrara completa la conversación. Con él me pregunto, ¿por qué tuvo que hacerlo todo de la forma más humillante?“, expresó.

Aunque ambos habían anunciado que se otorgarían perdón recíproco, solamente Marjorie ratificó que quitaba las denuncias, mientras que Julián no lo hizo y fueron eliminadas por no tener fundamentos.

Uno de los señalamientos contra la actriz exponía que recibe una pensión alta y que gasta el dinero en sí misma y no con el pequeño; al respecto, Marjorie negó esa versión, dijo que nunca ha tocado ese dinero y que su ex pareja puede recuperarlo cuando quiera.

Yo tenía como siete denuncias penales que no procedían. Me acusaron de que me estaba robando su dinero para gastármelo en zapatos caros y en bolsos, cuando su dinero no lo he tocado, está intacto en el juzgado, y otra parte la tienen mis abogados, esperando a que decida retirarlo“, explicó.

La actitud que Julián ha tenido, opinó, es la de ponerse en el lugar de la víctima para querer ganar, cuando en el pleito no hay ganadores y los dos pierden al afectar a su hijo.

El sábado pasado Julián reanudó las visitas a su hijo, pero, al querer tomarse una foto con él, alguien cercano a Marjorie se lo impidió.

Ahora dice ‘ay, soy la pobre víctima por la foto’. ¿Por qué no llamó y me dijo? No hay que mandar a terceros porque no voy a exponer la seguridad de mi hijo. Él es el papá, las puertas nunca se las he cerrado“, concluyó.

ASÍ LO DIJO

“Hay cosas que no tenían que haber pasado, llegado a donde llegaron. Hay cosas que duelen mucho y le pides a Dios que se borren para que (mi hijo) Mati no tenga que cuestionarse en el futuro”.

Fuente

Loading...