Ahmend Mohamed-invitado-por-Mark Zuckerberg-raccoon-knows

El CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, dijo este miércoles que le gustaría conocer a Ahmend Mohamed, un joven musulmán de 14 años que fue interrogado por la Policía por llevar al colegio un reloj digital hecho por él mismo, que las autoridades confundieron con una bomba.

Zuckerberg lanzó una invitación al jóven a través de su perfil en la red social.

“Ahmed, si alguna vez quieres venir a Facebook, me encantaría conocerte. Y seguir construyendo”, publicó el CEO en su muro.

Zuckerberg expresó que la habilidad y ambición de construir algo, como hizo Ahmend, debe ser aplaudido y no conducir a arrestos.

“El futuro pertenece a personas como Ahmed”, afirmó.

El caso del adolescente generó muchas reacciones en Internet, donde los internautas acusan a los policías de Texas de haber actuado con sentimientos de islamofobia.

Ahmed Mohamed, alumno de tercero de liceo, llevó el lunes al liceo un pequeño dispositivo casero, compuesto por una pantalla digital y un circuito electrónico, con el fin de mostrárselo al profesor de tecnología.

Pero el aparato sonó mientras su grupo estaba en curso de inglés por lo que el profesor se lo confiscó.

“El director y policías me llevaron a un salón dónde fui interrogado por cinco policías, me revisaron y me sacaron mi tablet y mi invento”, relató el adolescente al diario Dallas Morning News.

“Luego me llevaron a un centro de detención juvenil, donde me revisaron, me tomaron las huellas digitales y me sacaron fotos”, añadió el ingenioso adolescente entrevistado en la habitación de su casa, donde tiene muchos circuitos electrónicos arriba de su escritorio.

La invitación del CEO de la red social se suma a la hecha por el presidente de Estados Unidos Barack Obama, quien invitó al joven a la Casa Blanca.

“Lindo reloj, Ahmed. ¿Querés traerlo a la Casa Blanca?”, escribió el presidente en su cuenta de Twitter.

“Deberíamos incitar a más niños como vos a que le gusten las ciencias. Es lo que hace la grandeza de Estados Unidos”, añadió.

El joven inventor, que vive en Irving, cerca de Dallas, dijo que durante el interrogatorio se le impidió llamar a sus padres.

El joven fue liberado por la policía pero recibió una suspensión de tres días por parte del liceo.

“Este arresto es una señal de alarma”, reaccionó Alia Salem, una funcionaria de Texas del Consejo de relaciones Américo-Islámicas (CAIR).

Según el CAIR, este hecho no habría existido si el adolescente no fuera de origen musulmán.

FUENTE