muerto-terremoto-México-Raccoonknows.jpg

 

Más de 140 personasde personas -entre ellas varios niños- murieron víctimas de un potente terremoto de magnitud 7,1 que sacudió este martes el centro de México.

El sismo se produjo a las 13:14 hora local (18:14 GMT) con epicentro a las afueras de Axochiapan, estado de Morelos, a 120 kilómetros de Ciudad de México.

También ha habido daños generalizados en los estados de Morelos y Puebla y en el estado de México.

El temblor coincidió con el 32º aniversario del devastador terremoto que dejó miles de muertos en 1985 en territorio mexicano -muchos de ellos en la capital- y se produjo alrededor de una hora después de un gran simulacro de temblor realizado en todo el país.

El país es propenso a los terremotos y a principios de este mes un temblor de magnitud 8,1 en el sur dejó al menos 90 muertos.

Diferentes autoridades estatales reportan 149 fallecidos:

  • Morelos: 55
  • Ciudad de México: 49
  • Puebla: 32
  • Estado de México: 10
  • Guerrero: 3

Cerca de dos millones de personas en la capital estaban sin electricidad y las líneas telefónicas estaban colapsadas. Los funcionarios también advirtieron a los residentes que no fumaran en las calles, ya que las tuberías de gas podrían haberse roto.

El alcalde de Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, informó que al menos 44 edificios de la capital mexicana sufrieron daños mayores .

Entre ellos se encuentra una escuela en el sur de Ciudad de México que colapsó . Los informes señalan que varios niños y maestros quedaron atrapados.

En el estado de Morelos, donde estuvo el epicentro del terremoto, el gobierno reportó la caída de edificios en la capital Cuernavaca y en varios municipios colindantes.

Las alarmas de terremoto sonaron, pero algunos residentes al parecer pensaron que eran parte del día del simulacro que coincidió con el 32 aniversario del terremoto que se cobró la vida de 10 mil personas.

La capital de México es una de las ciudades más densamente pobladas del mundo, con más de 20 millones de personas viviendo en el área metropolitana.

Juan Paullier, corresponsal de BBC Mundo en Ciudad de México

La capital de México es una ciudad acostumbrada a los temblores. Pero el de este mediodía se sintió de forma especial. El terremoto sacó a miles de personas despavoridas hacia las calles. Muchos temblaban, lloraban y agradecían.

Para ellos no pasó de ser un gran susto. Pero los reportes de víctimas se empiezan a acumular. En la colonia Roma, una de las más afectadas, decenas de personas removían escombros de forma desesperada. Parte de un edificio colapsó y creían que había personas atrapadas.

El pánico, la tensión y el estrés eran inevitables. Con las líneas de teléfono colapsadas, la angustia se multiplicaba. La capital mexicana quedó golpeada y sacudida por un temblor.

Hay docenas de edificios derrumbados y hay fugas de gas. Los riesgos de una tragedia aún mayor son reales.

El temblor fue prolongado y golpeó a las 13:14 hora local (18:14 GMT), envió a miles de residentes a las calles.

Desde el centro de Ciudad de México, Roberto Rentería le contó a BBC Mundo que “el ruido de los edificios crujiendo era bastante impresionante”.

La alarma sísmica sonó después. Salí a la calle para estar a salvo y vi muchos vidrios caer y las fachadas sufrir muchos daños. La calle se llenó de polvo y huele muy fuerte a gas. Veo varios edificios que están en riesgo de caerse”, agregó.

Jennifer Swaddle, profesora de la Escuela Internacional Británica en la Ciudad de México, dijo a la BBC que parte de su aula se derrumbó después del terremoto.

“Algo que comenzó como un temblor rápidamente se convirtió en algo más fuerte y la clase tembló”, dijo.

“Cuando nos íbamos, el exterior de la pared de mi salón de clases cayó, así que había una gran pila de escombros. Afortunadamente, nadie resultó herido, pero fue increíblemente aterrador”.

Harbin Preciado, un estudiante de 14 años, le contó a BBC Mundo que durante el sismo estaba en la escuela y que gracias al simulacro que habían hecho ese mismo día tenían muy claro qué hacer.

“Así que teníamos muy claro qué hacer: salir a la zona segura de la forma más tranquila posible, sin correr y sin empujar. Pero vimos un transformador de luz explotar y muchos vidrios caer, nos espantamos mucho”, comenta Preciado.

Por su parte, Leticia Rentería, la madre de Harbin, comentó que en la calle vio “caos total” y “gente caminando sin rumbo fijo”.

“Muchos están llorando. El tráfico está detenido. Yo llevo 50 minutos y no me he movido de lugar. Normalmente tardo 10 minutos en este trayecto”, le dijo Rentería a BBC Mundo.

El presidente Enrique Peña Nieto instó a la gente a evitar las calles para que los servicios de emergencia puedan llegar a las zonas más afectadas.

Al menos 3,8 millones de clientes se quedaron sin electricidad, según reportó en Twitter la compañía estatal CFE.

El aeropuerto internacional Benito Juárez fue cerrado así como cuatro de las 12 líneas del metro suspendieron el servicio y las clases fueron suspendidas en varios estados del país.

Los bomberos de Ciudad de México reportaron varios incendios y las autoridades les pidieron a los ciudadanos que verifiquen daños estructurales en sus casas, también que evitaran fumar por si había escapes de gas.

Hay también reportes de edificios derrumbados en la colonia Condesa, así como bardas caídas en la colonia Roma.

El terremoto de este martes se sintió en la capital con mucha más fuerza que el de magnitud 8,2 que dejó 98 muertos en el sur del país el pasado 14 de septiembre.

Fuente