Mascarillas caseras-pieles grasosas-Raccoonknows.jpg

 

Existen varios tipos de piel, y cada uno posee características específicas, de las cuales depende su higiene y cuidados. Las pieles grasas son características por su excesiva producción de sebo, debido a una hiperactividad por parte de las glándulas sebáceas de la piel. Se manifiesta con más intensidad en unas zonas que en otras, dando como resultado la conocida ‘zona T’, un área comprendida por la frente, nariz y mentón.

Mascarillas caseras para pieles grasosas

La limpieza e hidratación de este tipo de piel resulta de mucha importancia para mantener el cutis hidratado. Existen muchos productos comerciales en el mercado dirigidos a la limpieza de este tipo de piel, sin embargo, los productos naturales son nuestros mejores aliados a la hora de cuidar la piel de nuestro rostro.

Mascarillas para las pieles grasas

Por esta razón, te explicamos los beneficios y como preparar paso a paso algunas mascarillas caseras para pieles grasosas y cómo evitar que la presencia del sebo termine ocasionando otros problemas de salud en la piel, como el acné, los puntos negros y espinillas.

Mascarilla de papa

Hierve una papa previamente pelada y cortada en trozos pequeños, una vez suave, aplasta los trozos de papa y mezcla con dos cucharadas de leche, una cucharada de avena y algunas gotas de limón. Mezcla hasta obtener una consistencia homogénea, y luego aplica sobre la piel de tu rostro dejando actuar por 30 minutos. Una vez pasado el tiempo, enjuaga con abundante agua tibia hasta retirar por completo.

Harina de avena

La avena es un cereal sumamente hidratante, que ayuda muchísimo a controlar las pieles grasas. En una taza mezcla 4 cucharadas de harina de avena con 3 cucharadas de aceite de soja (si no posees la harina preparada puedes obtenerla licuando avena en hojuelas). Agrega un poco de agua a medida que revuelves hasta obtener una mezcla suave y uniforme. Posteriormente coloca la mezcla sobre tu rostro tras haberlo lavado como de costumbre. Deja que actúe por 15 minutos, y finalmente retíralo, enjuagando con abundante agua.

mascarilla con harina de avena y aceite de soja

Mascarilla de miel

La miel de abeja posee muchos beneficios para la piel. Para ello, mezcla en un recipiente dos cucharadas de miel con una cucharada de germen de trigo, calienta unos segundos en el microondas hasta que se torne tibio. Luego aplica una capa uniforme sobre la piel de tu cara, y deja actuar por 15 minutos. Finalmente retira enjuagando con suficiente agua.

Mascarilla de romero

Necesitaras 3 hojas de romero, una cucharada de miel y la yema de un huevo. Primero deberás moler las hojas de romero, posteriormente une todos los ingredientes en un contenedor, revolviendo hasta obtener una mezcla suave. Aplica una gruesa capa sobre tu cutis hasta cubrir cada mínima zona, deja actuar por 20 minutos y finalmente enjuaga con abundante agua hasta retirar.

Limón y huevo para reducir la crasitud de la piel

Mezcla el jugo de medio limón con la clara de un huevo previamente batida. Aplica la mascarilla sobre tu rostro y deja que actúe por 15 minutos, luego retira con suficiente agua. Procura aplicarte esta mascarilla de noche, y no dejar ningún residuo sobre tu cara o cuello, ya que el limón si entra en contacto con los rayos del sol, suele generar manchas en la piel.

mascarillas para revertir la piel grasa

Mascarilla de pepino
El pepino es una excelente fuente de vitaminas, además de ser un increíble hidratante y astringente natural, por lo cual ayuda muchísimo a limpiar las impurezas de la piel controlando la cantidad de grasa del cutis.

Pela 1 pepino y córtalo en pequeños trozos, introdúcelos con la clara de 1 huevo y 1 cucharada de jugo de limón en la licuadora.

Procesa todos los ingredientes hasta lograr una mezcla de consistencia homogénea y suave. Aplica la mascarilla sobre tu rostro y deja actuar por 15 minutos. Finalmente retira enjuagando con abundante agua, y ten la precaución explicada en la receta anterior, por el uso del limón.

Zanahoria y miel para pieles grasas

Ambos ingredientes son excelentes para la salud de la piel, tanto su consumo como su uso externo. Ralla 1 zanahoria y hierve en una olla, una vez cocida mezcla la ralladura de zanahoria con 4 cucharaditas de miel hasta formar una pasta. Aplica en tu rostro y deja actuar por 10 minutos, luego retira enjuagando con abundante agua tibia.

Cualquiera de las mascarillas explicadas anteriormente, puedes utilizarlas diariamente como tratamiento nocturno. Además te invitamos a conocer las mejores mascarillas caseras para todo tipo de piel.

Fuente